Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los sindicatos arropan la campaña en defensa del sector mar-industria

- Temen por el futuro de depuradoras, cocederos y conserveras - Piden que la Ley de Cambio Climático se adapte a Galicia

Las centrales sindicales CIG y CCOO también están al lado del sector mar-industria arousano y gallego frente a la Ley de Cambio Climático que prepara el Estado central. Se suman a todo tipo de depuradoras, cocederos, conserveras, grupos políticos y administraciones públicas que consideran que el articulado puede firmar la "sentencia de muerte" de las empresas asentadas en la costa gallega.

En FGAMT-CIG de Vigo, Pontevedra y O Salnés, por ejemplo, denuncian que el Gobierno de España, que ya lo intentó sin éxito con el Reglamento General de la Ley de Costas, se empeña en aplicar leyes "sin consensuar con los agentes sociales y sin tener en cuenta las peculiaridades de Galicia".

Es por ello que recuerdan que en esta comunidad "vivimos del mar, para el mar y con el mar; siendo esta una relación que va mucho más allá del turismo y representa una forma de vida". De ahí que miles de familias vivan del sector mar-industria, convirtiéndose en "una parte esencial de la economía" de la región. Por eso en el sindicato CIG censuran que PSOE y Unidas Podemos "en lugar de acabar con la especulación y la salvajada urbanística en el Mediterráneo y el sur peninsular pretendan crear en Galicia un problema que no existe en la mayor parte de nuestra costa" limitando las concesiones de las industrias" depuradoras o transformadoras de los productos del mar.

Dicho lo cual, aplicando los mismos argumentos que se utilizaron con la Ley de Costas, en CIG se preguntan cómo con la Ley de Cambio Climático se quiere que las empresas relacionadas con el mar, como cocederos o depuradoras de marisco, sean trasladadas a polígonos industriales.

Y es que, resalta el sindicato, "la industria vinculada al mar necesita de este medio tanto para extraer la materia prima como para captar el agua necesaria".

De lo que se trata, en definitiva, es de "proteger e poner en valor estas industrias" en lugar de aplicar "recetas de un turismo pseudoecologista que no se atreven a aplicar en el 'todo vale' del Mar Menor".

Ni que decir tiene que CIG exige "la inmediata retirada de cualquier proyecto normativo que ponga obstáculos a las pequeñas y medianas empresas vinculadas al mar utilizando artilugios como la Ley de Cambio Climático; que aún siendo muy necesaria no se puede aplicar en este contexto, ya que los principales interesados en la conservación del mar son las personas que viven de el y los culpables del cambio climático no están en nuestras rías".

Compartir el artículo

stats