Ya se explicó en ocasiones anteriores que, de un tiempo a esta parte, las ballenas parecen tener querencia por las Rías Baixas. Son muchos los ejemplares avistados en los últimos veranos, como de nuevo en el actual. Y lo más importante es que se dejan observar mientras interactúan o se alimentan, lo cual resulta fundamental para la realización de estudios sobre su comportamiento.

De ello da cuenta el Instituto para el Estudio de los Delfines Mulares (BDRI); con base en O Grove y especializado en el control de los grandes cetáceos gracias a proyectos como "Balaenatur".

En los últimos días el equipo de investigación y los estudiantes de diferentes partes del mundo que protagonizan la campaña de observación que lleva a cabo este año el citado centro, dirigido por el doctor Bruno Díaz López, pudieron localizar más ballenas en la costa gallega, entre otras importantes especies.

Destaca la presencia de dos majestuosos rorcuales (el segundo animal más grande del planeta) avistados frente a las rías de Arousa, Pontevedra y Vigo. Uno de ellos alcanzaba los 19 metros de largo, mientras que el otro medía alrededor de 17.

Cerca de Ons

Explican en el BDRI que esas dos ballenas se desplazaban juntas antes de detenerse "para alimentarse durante varias horas a unas millas de la isla de Ons". Y, sin duda, la posibilidad de seguirlos durante tanto tiempo y tan de cerca como en esta ocasión "aporta valiosa información sobre estos grandes mamíferos y confirma la presencia de forma regular de rorcuales comunes en Galicia", resalta Bruno Díaz.

El "Balaenatur", concebido como un plan de seguimiento de la ballena azul en la Red Natura 2000 de Galicia y avalado por la Fundación Biodiversidad del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, trata de aportar información científica sobre el popular rorcual, una especie migratoria poco conocida en una zona tan poco explorada, pero de tanta riqueza, como Galicia.

Se trata de obtener resultados sobre las pautas migratorias de la especie, su distribución y comportamiento dentro de la plataforma continental gallega, lo cual permitirá disponer de "una información hasta ahora inexistente sobre la biología de estas ballenas en nuestro territorio", recalca el BDRI.

Esto se antoja "esencial para el desarrollo del futuro plan de recuperación de ballenas, ya que los resultados obtenidos pueden servir de base en la toma de decisiones para su conservación en nuestras aguas".

Pero eso no es todo. También se cree que los resultados obtenidos con el proyecto "Balaenatur" contribuirán a disponer de información válida en relación con el impacto del cambio climático en la cadena trófica marina, "ya que la alimentación de las ballenas está ligada al krill del norte presente en Galicia por fenómenos de afloramiento costero que, a su vez, están condicionados por el clima".