La Guardia Civil ha abierto diligencias contra siete personas (cinco gallegos y dos portugueses), como presuntos miembros de un grupo organizado para la introducción en España de almejas y erizos de mar extraídos por los furtivos en Portugal. La investigación ha sido puesta en conocimiento de los Juzgados de Cambados, al desarrollarse parte de las pesquisas en empresas ubicadas en este partido judicial arousano.

Supuestamente, almejas y erizos entraban en el mercado a través de la documentación falsa que se le expedía a cada partida en dos empresas del sector alimentario ubicadas en Arousa.

Las investigaciones realizadas por el equipo del Seprona de la Comandancia de Pontevedra se iniciaron en 2018, tras detectar un documento oficial falso que amparaba 300 kilos de erizos de mar procedentes de Portugal. Posteriormente, el 2 de mayo del mismo año, la patrulla del Seprona de Ponteareas interceptó una transacción de 650 kilos de erizos que se estaba realizando en el aparcamiento de un restaurante en el lugar de Tomiño. En esa ocasión, se localizaron documentos mercantiles donde figuraban como destinatarias dos empresas pontevedresas, argumenta la Guardia Civil.

Así las cosas, y en colaboración con la Xunta de Galicia, se realizaron una serie de inspecciones y controles de trazabilidad, hasta el extremo de que en una empresa se encontraron unos 100 documentos falsos de compra de marisco. Igualmente, se le intervinieron facturas falsas a un comercializador portugués que operaba desde un domicilio social ficticio. La Guardia Civil estima que la trama comercializó cuatro toneladas de marisco entre 2017 y 2018, con unos beneficios de unos 50.000 euros.