Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pazo Baión, imagen de enoturismo

La bodega vilanovesa presenta un libro que cuenta su historia y permite entender por qué fue distinguida hace cuatro años como "Mejor rincón enoturístico de España"

La presentación del libro sobre Pazo Baión, ayer.

La presentación del libro sobre Pazo Baión, ayer. // Noé Parga

"Pazo Baión, Mejor Rincón Enoturístico de España". Este es el título del libro presentado ayer en la bodega que le da nombre para exponer mediante textos e imágenes una ya dilatada historia ligada al vino y todo cuanto lo rodea como elemento de atracción turística.

En la bodega asentada en Vilanova, perteneciente a la cooperativa vitivinícola cambadesa Condes de Albarei, se explicó que esta reedición de la obra publicada en 2012 "recoge lo vivido en estos últimos años" en la finca vilanovesa de Baión, "tanto desde el punto de vista paisajístico y arquitectónico, como desde el enológico".

Entre los encargados de conducir la puesta de largo de este libro fueron César Portela, autor de la rehabilitación de la finca y el pazo. Un arquitecto que fue capaz de impulsar una renovación en la que se mantuvieron los elementos ya existentes y donde se renovaron los dañados, "dando vida y luz a la propiedad".

Con él, Javier Tourís, primer teniente de alcalde de Vilanova de Arousa, y María Dolores Calvo, presidenta de la bodega Condes de Albarei, quien señaló que es "gracias al esfuerzo y valentía de los socios que Pazo Baión es un proyecto de éxito, fuerza y unidad".

Junto a ellos, José Hidalgo, el enólogo de la bodega y el encargado de narrar las singularidades de la finca, sus viñedos y sus vinos.

Lógicamente, la publicación tiene mucho que ver con el hecho de que la bodega Pazo Baión fuera distinguida en 2016 como "Mejor rincón o paisaje enoturístico" por la Asociación de Ciudades del Vino, en el marco de los "III Premios de Enoturismo Rutas del Vino de España".

Aquel galardón le fue entregado por ser "uno de los paisajes más espectaculares del panorama vitivinícola mundial", pero también por haberse desarrollado desde Condes de Albarei un ambicioso proyecto enoturístico, puesto en marcha cuando en 2008 adquirió la bodega Pazo Baión.

"Su belleza y singularidad, así como su excelente albariño, la han convertido en parada obligada de los amantes del mundo del vino y la gastronomía llegados de todos los rincones del mundo", se explicaba entonces, y se reiteraba ayer.

Eso sin olvidar que su remodelación ha servido de reclamo para el mundo de la arquitectura; de ahí que hasta la finca se acercaran en los últimos años arquitectos procedentes de países como China, Suiza o Estados Unidos.

Ayer se incidió en todo ello y se explicaba que el historiador Xosé Fortes cuenta en el libro "la historia de la finca, que data del siglo XV, cuando los Sarmiento pusieron la primera piedra, sobre la que se forjó una historia que habla de nobleza, emigración y, hoy en día, de albariño, gracias al trabajo llevado a cabo por Condes de Albarei.

Compartir el artículo

stats