Bombeiros do Salnés y Emerxencias de Vilagarcía recibieron ayer por la tarde dos avisos prácticamente simultáneos. Primero, sobre las seis y cuarto, una salida de vía en la PO-548, en Bamio, donde un coche había volcado, y estando allí fueron alertados de un camión que estaba ardiendo en la recta de Rubiáns. Además, por la mañana se declaró otro fuego en la ciudad, en un edificio de Celso Emilio Ferreiro, que obligó a evacuar el inmueble, si bien una vez ventilado los vecinos ya pudieron regresar a sus casas, confirman fuentes del 112.

El único de los tres sucesos que se saldó con heridos fue el accidente de Bamio, con dos personas leves. El turismo circulaba en dirección Catoira-Vilagarcía y en el punto kilométrico 15 se salió de la vía, quedando volcado fuera de la carretera. No fue necesaria la excarcelación, si bien los dos ocupantes fueron trasladados al Hospital do Salnés, precisan desde Emerxencias.

Fue necesario cortar la carretera y desviar el tráfico por la carretera vieja de Bamio, tareas que asumieron la Policía Local y Guardia Civil de Tráfico.

En la recta de Rubiáns se declaró un incendio en un camión de Contucho que calcinó la cabina por completo. El fuego se declaró cerca de una gasolinera, aunque en ningún momento se temió que el fuego pudiese alcanzarla. Se sellaron las arquetas para evitar que el agua residual de la extinción acabase en el río.

Las llamas en Celso Emilio Ferreiro arrasaron una nevera y dañaron el mobiliario de la cocina. El humo se expandió por todo el edificio, señalan los bomberos.