Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La lonja de A Illa estrena centro de estabulación para el marisco

La conselleira de Mar, Rosa Quintana, aprovechó la visita para anunciar una ayuda al sector de 2,3 millones para superar la crisis

Un momento de la visita de Quintana a la lonja isleña.

Un momento de la visita de Quintana a la lonja isleña. // I. Abella

La conselleira de Mar, Rosa Quintana, visitó ayer el centro de estabulación de marisco instalado en la lonja de A Illa. Se trata de una infraestructura que permite guardar y conservar las especies hasta su subasta.

En su visita también explicó que el de la cofradía arousana es uno de los proyectos que podrán acceder al reparto de los 2,3 millones de euros previstos en la convocatoria de 2020 para los planes de producción y comercialización de las organizaciones de productores pesqueros (OPP), unos apoyos cofinanciados por el Fondo Europeo Marítimo y de Pesca (FEMP) que fueron mejorados este año para hacer frente a la crisis del coronavirus.

La titular de Mar explicó que el Diario Oficial de Galicia publicará próximamente la convocatoria de ayudas e incidió en que los cambios introducidos en el FEMP permiten que el límite máximo de la ayuda a los planes de producción y comercialización pase del 3% al 12% del valor medio de la producción de las OPP en los últimos tres años.

Esta medida forma parte del plan Avantemar para la reactivación del complejo mar-industria ante la crisis del coronavirus, que incluye cinco líneas de apoyo al sector y un presupuesto para este año de 77 millones de euros. Entre ellos se incluyen 7,3 millones de apoyo a los barcos que mantuvieron su actividad durante el estado de alarma "a pesar de no ser rentable", afirma la conselleira. También se reservan cinco millones para los profesionales del marisqueo que no pudieron acceder a la prestación extraordinaria por cese de actividad habilitada por el gobierno central.

El centro de estabulación de marisco de la lonja de A Illa se enmarca en las acciones que formaron parte del plan de producción y comercialización de 2019 de la Organización de Productores Pesqueros OPP-20 con el objetivo de poder guardar el marisco (crustáceos y cefalópodos) y conservarlo con la posibilidad de subastarlo dos o tres días después de su captura en función de los precios que alcance.

La actuación fue ejecutada en 2019 por lo que opta al apoyo de la Consellería de Mar para este tipo de proyectos, siendo subvencionable hasta el 90% de su coste total. El centro de estabulación de A Illa cuenta con un equipo frigorífico con varios depósitos, un sistema de bombeo, depuración y filtrado y 10 mesas de acero inoxidable para la selección del producto con un coste total que superó los 85.000 euros.

Compartir el artículo

stats