| Más de ocho meses han esperado vecinos y comerciantes de O Grove para volver a transitar con cierta dignidad por la avenida de Alexandre Bóveda. Aunque el proyecto no está ejecutado como e gobierno quería, al menos se ha adoptado una solución provisional para que los vehículos puedan avanzar nuevamente por esta calle que se había convertido en una corredoira.