Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Segundas residencias y casas rurales asisten a la primera gran oleada turística

La llegada de visitantes se dispara en localidades como O Grove - Los alojamientos del rural cuelgan el cartel de completo - Las reservas en los hoteles siguen en aumento

Ducha con semáforo en Cámping Fieitás.

Ducha con semáforo en Cámping Fieitás. // FdV

"Esto pinta bien". Así resumen algunos empresarios del sector la llegada de los primeros turistas tras finalizar el estado de alarma sanitaria. La libre circulación entre comunidades ha multiplicado la afluencia de visitantes a O Salnés y Ullán, sobre todo dispuestos a ocupar sus segundas residencias y casas de turismo rural, muy especialmente si disponen de piscina.

Además, las reservas no dejan de crecer en los hoteles, mientras que los campings parecen avanzar de forma más lenta en su particular desescalada, aunque también con buenas perspectivas para agosto y la esperanza de que julio pueda ayudarles a salir del túnel en el que se encuentran.

Respecto a la ocupación de segundas residencias -ya sea de manera definitiva o temporalmente-, cabe apuntar que la Policía Local de diferentes municipios de la comarca confirma que durante el fin de semana se ha vivido un auténtico "desembarco" de turistas dispuestos a ello, especialmente en localidades como O Grove y Sanxenxo.

Ana Peña, la jefa del departamento policial en el municipio meco, sostiene que "el fin del estado de alarma se ha notado de forma muy importante en el pueblo", tanto en las zonas turísticas más pobladas de segundas residencias -A Toxa y San Vicente do Mar- como en el centro urbano.

Así quedó patente "en las playas, supermercados, restaurantes y comercios, sobre todo desde el sábado", manifiesta la jefa de policía.

En lo referido a las casas de turismo rural, pueden citarse muchos casos. Baste como ejemplo del optimismo que respira este sector el testimonio de Puri Piñeiro, al frente del alojamiento Casa do Ferreiro, en Cambados.

"Las reservas aumentaron notablemente desde el fin del estado de alarma -explica la hotelera-, y ahora mismo estamos completos, con gente de toda Galicia, mientras que en julio y agosto vamos a estarlo con clientes de Andalucía, Madrid y Asturias, entre otras comunidades".

En esta casa de turismo rural, además dotada de piscina, que es un reclamo añadido con especial tirón tras el confinamiento, coinciden con los responsables de otras instalaciones similares al decir que confían en "remontar el vuelo" aprovechando un verano que, pronostican, "estará repleto de gente en toda la comarca".

Lo mismo que opinan en los hoteles, ahora mismo mayormente ocupados con "reservas de una o dos noches, como máximo", que es la tendencia prevista para julio. "Al menos hasta el 24, fecha en la que ya la temporada alta entrará de lleno y las estancias comenzarán a estabilizarse y a ser más largas", indican en el Hotel & Apartamentos Cons da Garda, en San Vicente de O Grove.

Compartir el artículo

stats