Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El sector pronostica una vendimia temprana y buena tras sortear los duros ataques de mildiu

Las primeras estimaciones apuntan a un volumen de uva similar al del año pasado, cerrada con 32 millones de kilogramos - La recolección comenzará a finales de agosto o, como muy tarde, a principios de septiembre

El sector pronostica una vendimia temprana y buena tras sortear los duros ataques de mildiu

El sector pronostica una vendimia temprana y buena tras sortear los duros ataques de mildiu

Restan poco más de dos meses para que comience una nueva vendimia que en la Denominación de Origen Rías Baixas se espera con optimismo. El sector vitivinicultor pronostica una recolección más que aceptable en cuanto a cantidad y calidad después de haber sorteado con nota alta los duros ataques de plagas como el mildiu registrados desde el inicio de la brotación.

Los bodegueros y viticultores consultados coinciden al apuntar que la vendimia será madrugadora, por lo que puede iniciarse a finales de agosto o, como muy tarde, principios de septiembre.

Como también resaltan que se obtendrá una cantidad de uva similar a la del pasado ejercicio -32 millones de kilogramos- y que las enfermedades padecidas por el viñedo en los últimos meses no mermarán, en absoluto, la calidad del producto final.

A este respecto, puede abundarse en la creciente profesionalización del sector, cada vez más capacitado y concienciado para combatir los ataques de mildiu, botritis y demás plagas.

Este año, además, el mérito es mucho mayor, puesto que los viticultores lograron proteger sus viñedos a pesar de las limitaciones impuestas por el estado de alarma sanitaria provocado por el coronavirus.

Es por ello que, sorteando todas las dificultades, el sector vitivinicultor está a las puertas de otra importante campaña. Lógicamente, con todas las cautelas, ya que en el campo todo puede cambiar en cuestión de días si las condiciones son desfavorables.

Es consciente de ello Fernando Bandeira, gerente de Bodegas La Val, en Salvaterra de Miño, sabedor de que "es muy pronto" para hacer previsiones fiables.

Producción "sana"

De cualquier modo, confirma que "la uva está sana, a pesar de que se han registrado problemas y ha sido una temporada dura a causa del mildiu".

No obstante, "los que hemos estado encima del viñedo vamos a tener una buena cosecha, y en nuestro caso concreto, desde luego, estamos muy contentos", insiste.

En relación con esto, y tras recalcar que "todavía falta mucho y es demasiado pronto para sacar conclusiones", Bandeira manifiesta que, "de momento, la campaña va bien, quizás en parámetros similares a los del año pasado".

En cuanto al ciclo vegetativo de los viñedos, "está en torno a diez días de adelanto, ya que la brotación y la floración también se produjeron antes".

Esto hace que, "como sucedió el año pasado, en algunos casos se hable de empezar la vendimia a finales de agosto; pero puede que, también como entonces, no arranque hasta principios de septiembre", concluye Fernando Bandeira.

Desde O Condado, y más concretamente desde Bodegas Pazo do Mar, Manuel Méndez pronostica "una campaña incluso mejor que la del año pasado, ya que hemos conseguido superar con éxito los problemas puntuales que ha generado el mildiu".

Pero había brotado mucho producto, de ahí que, a pesar de las pérdidas causadas por las plagas, se conserve en los viñedos una más que considerable cantidad de uva.

"Hemos salvado mucha y nuestra viña, por ejemplo, está en perfectas condiciones después del mildiu, y aunque nos falta examinar las parcelas de los demás proveedores puedo decir que las perspectivas son muy optimistas", resalta Manuel Méndez.

Diez o quince días antes

También él confirma que "la vendimia llegará adelantada, quizás unos diez o quince días, si las condiciones meteorológicas se mantienen como en la recta final de la campaña del año pasado".

Juan Vázquez, como responsable de la bodega Martín Códax, en Cambados, manifiesta que, "a pesar de todos los ataques de mildiu y los problemas registrados con la floración en algunas zonas, las perspectivas son buenas, por lo que esperamos obtener una cosecha importante".

Lo dice, evidentemente, con todas las reservas, ya que "es difícil hablar en general, pues habrá viticultores que tengan muy mermadas sus parcelas a causa de esos ataques de mildiu y la floración irregular".

Lo que sucede es que "nació mucha uva, pero en algunas zonas se vio mermada por tales factores, dependiendo siempre de la incidencia de las lluvias, la época de poda, la orientación de cada parcela, el tipo de suelo y todo lo demás", reflexiona el bodeguero.

A pesar de todo ello, "queremos ser positivos y pensar que va a ser una cosecha fantástica para todos, a expensas de ver la cantidad y el tamaño de los racimos", dos parámetros que, a estas alturas "están francamente bien", sostiene el representante de la que es una de las cooperativas vitivinícolas más importantes de España.

Dicho lo cual, confía en consolidar esta buena cosecha para dar respuesta a la creciente demanda de los mercados nacionales e internacionales, teniendo en cuenta que "las perspectivas de crecimiento de los últimos años demuestran que nos hace falta uva".

Dicho de otro modo, que el sector necesita seguir incrementando su producción porque cada vez se demanda más vino de Rías Baixas, "sin duda porque las campañas que se están realizando dan buen resultado" y esta Denominación de Origen "no deja de crecer" en todo el mundo.

La recuperación del mercado

"A partir de marzo o abril saldrá al mercado el vino de esta cosecha, y queremos pensar que, para entonces, el mercado ya estará totalmente recuperado" tras la pandemia por el coronavirus, el Brexit y demás contratiempos, por lo que se necesitará una buena producción de albariño.

En relación con la fecha prevista para la vendimia, Juan Vázquez coincide en que la campaña avanza "con cierto adelanto, aunque ya no tanto como lo hacía hace un mes, cuando todo indicaba que estaríamos vendimiando a finales de agosto o principios de septiembre; a día de hoy ya casi descartamos lo de agosto porque mayo fue frío y húmedo y junio tampoco ha sido propicio", sentencia.

Por su parte, el empresario vitivinícola Isidoro Serantes habla de "una cosecha normal, quizás igual a la del año pasado" y resta importancia al ataque de mildiu registrado en los viñedos "hace un par de semanas", puesto que a estas alturas "está perfectamente controlada la situación".

Esto quiere decir que, salvo imprevistos relacionados con las condiciones meteorológicas que nadie desea, "ya no se esperan riesgos para la uva hasta que llegue el momento de la vendimia".

Una recolección, por cierto, que "llegará algo adelantada", por lo que "habrá que empezar a recoger la uva a principios de septiembre", reflexiona el gerente de bodegas Bouza do Rei, en Ribadumia.

Compartir el artículo

stats