Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El cierre del consultorio de Paradela aviva el temor de O Salnés a nuevos recortes sanitarios

- Los vecinos de Vilaxoán ya protestaron sin éxito a finales de mayo por la falta de servicio en su localidad - Marta Giráldez acusa a la Xunta de falta de lealtad institucional y amenaza con nuevas movilizaciones

Marta Giráldez, a la izquierda, durante su conferencia de prensa de ayer.

Marta Giráldez, a la izquierda, durante su conferencia de prensa de ayer. // Noé Parga

La Xunta de Galicia cerró los consultorios médicos de Vilaxoán y Paradela a los pocos días de empezar el estado de alarma, y a día de hoy siguen en la misma situación. A finales de mayo, fueron los vecinos de Vilagarcía los que hicieron público su malestar por seguir sin servicio en la localidad, y ayer fue la alcaldesa de Meis, Marta Giráldez, quien se quejó por el cierre del de Paradela. Tanto es así que la regidora avanzó que estará del lado de los vecinos hasta donde haga falta, sin descartar la participación en protestas públicas como las que se organizaron en Meis en septiembre pasado debido a la falta de médicos y pediatras.

Tras la fase aguda de la crisis, los vecinos que quedaron sin servicio consideran que ha llegado la hora de volver a disponer del mismo, y la tardanza del Sergas en reabrir instalaciones como las de Vilaxoán y Paradela ha hecho que algunos representantes públicos hablen de recortes en sanidad. En el caso de Vilaxoán, la Xunta argumenta que no puede reabrir el consultorio porque es tan pequeño que no sería posible garantizar la seguridad de los profesionales y los pacientes. Pero en lo referente a Paradela no ha dado ninguna explicación, según manifestó ayer Marta Giráldez en una conferencia de prensa.

La alcaldesa sostiene que el Sergas ordenó el cierre del consultorio de Paradela la segunda semana del estado de alarma, ya que el médico que lo atendía es una persona de riesgo en caso de contraer el coronavirus. Lo que se hizo entonces fue destinar a este profesional al centro de salud de Cambados, mientras que la enfermera de Paradela empezó a trabajar en el centro de salud de Mosteiro.

La alcaldesa de Meis plantea que dependen del consultorio de Vilanoviña (Paradela) más de 1.100 vecinos, y que desde finales de marzo solo reciben atención telefónica. En los casos más severos, se desplazan a Mosteiro, si necesitan ser vistos por la enfermera, o a Cambados en caso de necesitar una consulta médica presencial.

Marta Giráldez considera que ahora que la situación sanitaria por el coronavirus ha mejorado, es necesario reabrir el consultorio de Paradela, para evitar las incomodidades que sufren los pacientes cuando tienen que ir a Cambados. Una situación que empeora cuando se trata de personas mayores o sin medios propios de transporte.

La alcaldesa se mostró muy dolida con el Sergas, pues afirma que el Concello de Meis le fue leal a la Xunta durante la pandemia, pero que el gobierno autonómico no le está pagando a Meis con la misma moneda. Según Giráldez, el Ayuntamiento decidió callar su malestar cuando la Xunta ejecutó el cierre del consultorio de Paradela sin comunicárselo siquiera a la administración municipal. "Tuvimos que enterarnos por terceras personas", dijo Giráldez en la conferencia de prensa.

También optaron por la prudencia cuando en los momentos más duros de la crisis, la Xunta les requisó unas 80 botellas de lejía que el Ayuntamiento había comprado para desinfectar las calles y edificios públicos. "La Xunta después repartía ese material por los concellos, y a nosotros nos tocaron dos o tres de las 80 botellas que nos llevaron".

La alcaldesa recuerda también que el Concello movilizó a su personal para desinfectar los centros de salud, incluso varias veces al día, de ahí que esperase una mayor cortesía institucional por parte de la Xunta. Pero, según ella, no la hay.

Silencio de la Xunta

La alcaldesa de Meis afirma que ha preguntado de palabra y por escrito a San Caetano cuáles son sus intenciones para el consultorio de Paradela, pero que no le contestan. Añade que el Ayuntamiento incluso se ha ofrecido a acometer unas obras en el interior del edificio, para habilitar una doble sala de espera y un circuito separado para los sospechosos de tener Covid-19, pero que recibió del Sergas la misma respuesta: el silencio. "Lo único que sabemos nos ha llegado a través de terceras personas, y lo que nos dicen es que la idea del Sergas es cerrar el consultorio de Paradela definitivamente".

La alcaldesa plantea que a corto plazo urge reabrir el centro de Paradela, al entender que es inadmisible obligar a los vecinos a ir hasta Cambados. "Y en O Mosteiro no hay espacio físico ni para recolocar al médico ni para acoger a tanta gente". Pero cree que a largo plazo lo ideal sería construir un centro de salud grande y moderno, y cerrar los tres consultorios actuales, y le ofreció un terreno a la Xunta en el entorno del macronudo de Curro. Pero como tampoco hubo respuesta, están trabajando en una alternativa en O Mosteiro.

Compartir el artículo

stats