Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

A Illa ofrece a los chiringuitos de playa su incorporación al proyecto de compostaje

La localidad busca nuevas fórmulas para implementar medidas de reutilización de todo tipo de residuos - Contrata un nuevo mestre composteiro para ampliar los comunitarios

Von Hundelshausen durante una de las retiradas de compost en O Naval.

Von Hundelshausen durante una de las retiradas de compost en O Naval. // Noé Parga

Hace más de veinte años, A Illa fue uno de los municipios pioneros en la implantación del compostaje como método para reducir los costes que suponía el tratamiento de los residuos sólidos urbanos. Aquella iniciativa, que muchos vieron con cierto escepticismo, hoy no solo ha sido copiada por otros municipios, sino que ha sido implantando en toda la provincia por la Diputación, que ha puesto en marcha varios puntos de compostaje comunitario, uno de ellos en A Illa.

En A Illa quieren ahora dar un paso más, ampliando el número de composteros comunitarios, para lo que se ha contratado un nuevo mestre que estudiará el lugar adecuado para la instalación de este segundo punto de reciclaje orgánico. Gabriele von Hundelshausen, edil de Medio Ambiente de A Illa, reconoce que existen varias alternativas para esa nueva ubicación pero que se llevará a cabo "una vez sea analizada con los vecinos de las zonas que pueden resultar atractivas para el proyecto". La edil insiste en que "hemos decidido dar este paso porque los resultados obtenidos en la zona de O Naval han sido muy buenos y porque se trata de complementar un proyecto que nosotros tenemos en marcha desde hace más de veinte años con grandes resultados". La instalación del compostero comunitario será después del verano, ya que todavía hay que analizar la situación con los vecinos y licitar las obras en el punto donde, finalmente, se decida poner.

Además de la instalación de composteros comunitarios, la edil quiere implicar en el proyecto a los chiringuitos de playa, a los que se les facilitará un compostero para que puedan arrojar allí los desechos de comida y elaborar compost. La iniciativa ya se puso en marcha el pasado verano con un par de chiringuitos colaboradores y los resultados fueron muy esperanzadores, motivo por el cual "ahora queremos dar un paso más en este camino y que todos los chiringuitos puedan colaborar en el tratamiento de residuos sólidos urbanos". La experiencia llega precisamente en un año donde la incertidumbre rodea la apertura de estos establecimientos al desconocerse si habrá muchos visitantes a las playas del municipio.

El Concello de A Illa de Arousa comenzó con la experiencia del compostaje en 1999, a través de un Plan Life financiado por la Unión Europea. Aunque sin apoyo institucional a nivel autonómico, el proyecto consiguió salir adelante, recibiendo como reconocimiento un premio de la propia Unión Europea.

Tras unos años aletargado, el compostaje volvió a recuperarse de forma muy activa, sobre todo después de que el Concello decidiese premiar a aquellos que participaban activamente en el proyecto con descuentos en la tasa de recogida de la basura.

Ese incentivo, permitió que volviese a crecer hace ya más de una década, aunque evidenció que los composteros servían, tan solo, para viviendas unifamiliares con parcelas adyacentes. La participación de edificios se solucionó con la aparición de los composteros comunitarios, instalándose el primero de ellos en la zona de O Naval, donde colaboran más de 70 pisos y está controlado por un mestre composteiro especializado.

Compartir el artículo

stats