Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La desescalada reduce a la mitad la ocupación del albergue provisional instalado en Fexdega

Solo quedan en la actualidad doce usuarios a los que el Concello de Vilagarcía, en colaboración con Cruz Roja, buscará una alternativa cuando se cierre el pabellón - La residencia de los Padres Claretianos no llegó a usarse

El minuto de silencio ante la Casa Consistorial de Vilagarcía de Arousa, ayer a mediodía.

El minuto de silencio ante la Casa Consistorial de Vilagarcía de Arousa, ayer a mediodía. // Noé Parga

El albergue provisional de Fexdega para personas sin hogar, instalado por el Concello de Vilagarcía en colaboración con la Cruz Roja, que llegó a contar con 26 residentes, en la actualidad da servicio a 12 usuarios. La mayor parte de los acogidos decidieron continuar su camino en el momento en que se inició la desescalada, facilitando la libertad de movimientos por la provincia. Este centro de acogida, situado en el pabellón multiusos, continúa en funcionamiento pero pronto cerrará, según indicaron fuentes municipales, para que el recinto vuelva a recuperar la actividad y los usos feriales y deportivosoriginales.

El departamento municipal de Servizos Sociais, que dirige Tania García Sanmartín, en colaboración con la ONG que en Vilagarcía gestiona el albergue de transeúntes, buscará unos alojamientos alternativos para las personas que aún continúan en las instalaciones de Fexdega. Este trabajo se incluye en el organigrama de las fases de la desescalada de los servicios sociales extraordinarios puestos en marcha por la Administración municipal en el inicio del confinamiento, con el fin de dar respuesta a las necesidades creadas a causa de la pandemia del coronavirus.

El centro de acogida de Fexdega se puso en marcha en la segunda quincena de marzo con el fin de solucionar un problema de falta de espacio para atender la demanda en el albergue de la Cruz Roja en la Plaza de la Constitución que se estaba paliando con la contratación, a cargo del Concello, de plazas de alojamiento en hostales de la ciudad. Pero al ordenarse el cierre de estos establecimientos, se optó por situar en el pabellón de Fexdega un espacio con capacidad para 35 personas, durante el período de duración de la alarma sanitaria.

En estas instalaciones provisionales pudieron cumplir el confinamiento personas de procedencia muy diversa, mayoritariamente hombres. Algunos vivían en la calle y otros en hostales. La mayoría son de origen gallego, pero también se alojaron vascos, catalanes, aragoneses, sevillanos, canarios, riojanos, un portugués y un rumano. En Fexdega, los alojados tienen cubiertas sus necesidades de alimentación, vestimenta e higiene.

El Concello de Vilagarcía, durante el confinamiento, llegó a un acuerdo con la dirección de la Orden de los Padres Claretianos para la disponibilidad de la zona residencial del edificio en desuso en la Plaza de la Constitución, con el fin de dar alojamiento a unidades familiares que pudieran encontrarse en situación de riesgo derivada de la crisis sanitaria por la pandemia del Covid-19.

Mediante el convenio, se pusieron a disposición, de forma gratuita 12 habitaciones. Pero finalmente no hubo necesidad de determinar su ocupación.

Los Concellos de la comarca de O Salnés se sumaron ayer con diversos actos y manifestaciones de duelo, a los 10 días de luto oficial decretados por el Gobierno en homenaje a los miles de fallecidos por el coronavirus en España.

Las banderas ondean a media asta en todas las instalaciones públicas y, en Concellos como Vilagarcía y Vilanova, se celebraron actos institucionales al mediodía ante las puertas de las Casas Consistoriales, donde se reunieron los portavoces de todos los grupos políticos, funcionarios municipales y también vecinos que decidieron sumarse de forma espontánea al minuto de silencio. El acto se cerró con un gran aplauso de los reunidos en memoria de las víctimas de esta pandemia.

Por su parte, el gobierno local del Concello de O Grove, presidido por José Antonio Cacabelos, señaló que, aunque las banderas del Ayuntamiento llevan más de una semana a media asta, para dejar constancia del luto oficial, se ha procedido a la colocación de un crespón negro en la fachada del edificio municipal, así como en la web institucional y en las redes sociales.

"El Concello de O Grove quiere hacer constar el más sentido pésame a las familias y amistades de las personas fallecidas durante esta pandemia, compartiendo con ellas el dolor por la pérdida y reiterando el deseo de una pronta solución a este grave problema", según indica la corporación a través de un comunicado.

Compartir el artículo

stats