Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La campaña del centollo agoniza en Galicia tras superar los 4 millones de euros en lonja

A estas alturas del año las capturas del "rey de los mariscos" son testimoniales -Desde noviembre se despacharon 355 toneladas -La pandemia frenó en seco la temporada

Subasta de centollo en la lonja grovense. // Muñiz

Subasta de centollo en la lonja grovense. // Muñiz

La flota de enmalle se dedica ya a otra cosa, de ahí que las capturas de centollo sean, en la actualidad, casi anecdóticas, como lo demuestra el hecho de que el viernes pasado se subastaran solo 23 kilos en la lonja más importante de Galicia para este recurso, la de O Grove.

No cabe duda de que el estado de alarma decretado a causa de la pandemia por coronavirus, con el consiguiente cierre de los restaurantes, frenó en seco la campaña extractiva de este importante recurso, ya que la demanda cayó en picado.

Y ahora que se retoma la actividad hostelera, aunque sea a medio gas, ya parece difícil que pueda remontar el vuelo, puesto que la temporada agoniza y termina en cuestión de semanas.

Lo hace después de que se subastaran desde noviembre (hasta el 30 de abril) en los diferentes puertos gallegos, un total de 355 toneladas de este afamado crustáceo, capaz de generar así unos ingresos en primera venta de 4 millones de euros.

Es un balance provisional que, si bien se ha visto lastrado por el confinamiento, puede considerarse aceptable gracias al buen comportamiento que había tenido la campaña en vísperas de Navidad, lo cual sirvió para compensar en parte la decadencia de este marisco tras la aparición en escena de la pandemia.

Esas 355 toneladas y los 4 millones de euros facturados en el periodo noviembre-abril están por debajo de las 453 toneladas y los 4,1 millones de euros alcanzados en el mismo tramo temporal de la campaña anterior (2018-2019), y también se alejan de las 504 toneladas y los 4,3 millones de euros del mismo semestre en la campaña 2017-2018.

Pero, sin embargo, con coronavirus y todo, el sector mejoró los resultados de la 2016-2017, que en esos seis meses se había quedado en 240 toneladas y 3,2 millones de euros.

Si en lugar de analizar el global de la campaña se toma como referencia lo sucedido en lo que va de año, puede decirse que desde el 1 de enero al 30 de abril se vendieron en Galicia 87 toneladas de centollo (986.000 euros), mientras que en los cuatro primeros meses de 2019 habían sido 129 toneladas (1,3 millones de euros) y en los de 2018 se alcanzaron las 156 toneladas (1,4 millones).

Pero a pesar de los efectos del coronavirus el centollo mejora los resultados de 2017, 2016 y 2015, con 78, 86 y 48 toneladas, respectivamente.

Dicho de otro modo, que la flota dedicada a la pesca de este crustáceo notó los daños colaterales causados por la pandemia, pero a pesar de ello alcanzó unos resultados más que dignos, sin duda gracias al tirón que siempre ejerce este preciado producto.

La "rula" meca

Especialmente en puertos como O Grove, que en los cuatro primeros meses del año despachó diez toneladas, por importe de 170.000 euros; esta vez superado por A Coruña, con 18 toneladas y 176.000 euros, y compitiendo directamente con Ribeira, que se quedó en 14 toneladas y 142.000 euros de facturación.

No menos importantes resultan las 10 toneladas vendidas en la lonja de Vigo (131.000 euros) o las 9 toneladas correspondientes a Burela (88.000 euros).

Compartir el artículo

stats