Galicia, y particularmente, la comarca de O Salnés, fue escenario ayer de una nueva operación antidroga. Se saldó con, al menos, seis personas detenidas, diversos bienes materiales incautados y unos 4.000 kilos de droga intervenidos, junto con diversa documentación que puede arrojar pistas sobre una red de narcotráfico que estrecha lazos entre América y Europa.

Es la segunda macrooperación en menos de un mes y permite recuperar una cantidad de droga casi idéntica, aunque en este tipo de dispositivos policiales la cifra puede variar cuando se realiza el pesaje oficial y, sobre todo, cuando se completa el operativo.

En principio, esas cuatro toneladas de droga serán depositadas mañana en el puerto de Vigo. La mercancía llegará a bordo del barco en el que estaba siendo transportada, al que se seguía la pista desde hace tiempo y fue intervenido en aguas de Canarias desde la embarcación Petrel, de Aduanas.

El abordaje precipitó los acontecimientos, dando lugar a la oleada de registros y detenciones efectuados en tierra firme, sobre todo en la comarca arousana.

Es un operativo conjunto de la Policía Nacional y el Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) que no está cerrado. Como se indicaba antes, al cierre de esta edición eran seis los detenidos, pero aún podían realizarse nuevas detenciones, como también a lo largo de esta semana.

El mutismo de las fuerzas intervinientes es absoluto, lo cual impide facilitar todos los detalles de la redada. Pero sí puede decirse que los agentes realizaron controles, registros y/o detenciones en localidades como Vilanova de Arousa, Vilagarcía, Cambados, A Illa, Sanxenxo y O Grove, entre otros puntos de la comarca.

Destacaron los llevados a cabo en lugares como Ousensa, San Miguel de Deiro, Carril, San Vicente, Terra de Porto, O Binquiño y Meloxo, donde incluso algunos de los investigados, acompañados de sus abogados, pudieron seguir de cerca las pesquisas.

En Vilanova fueron arrestados algunos viejos conocidos de las fuerzas de seguridad, como JC.S. y B.V, mientras que en O Grove apresaron a Y.R. cuando se encontraba en una vivienda de la calle Alcalde Xacobe Barral, en pleno centro urbano.

Es un hombre popular en la localidad, natural de la parroquia de San Vicente y con un comercio en la villa. Tras ser detenido e introducido en el coche policial, fue trasladado por los agentes hasta el barrio de Porto Meloxo. Allí, tras ser cacheado nuevamente al bajar del turismo, pudo hablar detenidamente con su abogado.

Inmediatamente después comenzaron los registros en la zona portuaria conocida como muelle de Escuredo, y más concretamente, en una de las naves almacén -en alquiler- asentadas en ese lugar, entre las playas de Meloxo y Labaxeira. Se investiga si servía de almacén para planeadoras implicadas en el narcotráfico.

Tras conseguir abrir las puertas, no sin cierta dificultad, los agentes accedieron al interior para efectuar un minucioso registro que, finalmente, se saldó con la incautación de una lancha planeadora que fue puesta a buen recaudo.

Es solo un ejemplo de lo sucedido durante la mañana de ayer con este operativo policial, el cual generó enorme expectación. Y es que, a pesar del confinamiento, eran muchos los vecinos que salían a la calle para, por primera vez desde que se decretó el estado de alarma, dar un paseo con sus hijos. Y lo que se encontraban, en muchos casos, era a multitud de agentes y coches patrulla.

En el registro de Meloxo, sin ir más lejos, los policías cacheaban al detenido mientras a su lado pasaban algunos niños con sus progenitores. Y claro, los críos no daban crédito a lo que estaban viendo después de tantos días de encierro en casa.

No cabe duda de que, aún siendo poco habitual, O Grove vuelve a jugar un papel destacado en la lucha contra el narcotráfico en Galicia. Como sucedió cuando se convirtió en el epicentro de la anterior operación, desarrollada también en pleno confinamiento por la pandemia del Covid-19 y participada, igualmente, por Policía Nacional, SVA y Guardia Civil.

En aquella ocasión, el pasado 27 de marzo, fueron interceptadas alrededor de cuatro toneladas de cocaína y se procedió a la detención de dos personas; elevándose el número a siete en jornadas posteriores. Tales detenciones se realizaron tanto en O Grove como en A Guarda y Cambados.

En esa redada los agentes habían detectado dos planeadoras que tras recoger la droga en alta mar, como podía haber ocurrido en esta ocasión, trataban de entrar en la ría de Arousa para descargarla.

Las lanchas habían sido sorprendidas en la boca de la ría, a la altura de la isla de Sálvora, dando lugar a una espectacular persecución.