La oposición municipal de Catoira -PSOE y PP- sigue pendiente de que el estado de alarma finalice para asistir al pleno en el que presentará la moción de censura con la que desbancar de la Alcaldía al nacionalista Xoán Castaño. Pero hasta entonces, nadie duda de hay problemas acuciantes que resolver, como la lucha contra el virus.

Es por ello que el conservador Iván Caamaño presentó una solicitud de pleno extraordinario para, precisamente, poner sobre la mesa y debatir, las acciones desplegadas por el gobierno del BNG, al igual que todas las propuestas que tiene que realizar la oposición.

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

Ese pleno, quiérase o no, también ayudará al PP a lograr una garantía extra pensando en la moción de censura, ya que en el orden del día propuesta por Caamaño se incluye la toma de posesión del concejal que falta en su grupo.

"Falta de diálogo del gobierno con la oposición"

En la solicitud de la sesión para discutir sobre el Covid-19, argumenta que es necesaria su celebración debido "a la falta de diálogo del gobierno con los dos partidos de la oposición, ya que desde que comenzó el estado de alarma nunca se nos dio la oportunidad de ayudar".

Esto lo lleva a decir que el BNG, con tres ediles, no puede tomar medidas en solitario "ante un asunto tan importante", dejando al margen a los ocho opositores "sin ni siquiera una llamada, y cuando sabe que el consistorio está cerrado y no podemos acceder".

Consejo de Ministros

Es por ello que Caamaño pide a Castaño que convoque el pleno y le recuerda que el Consejo de Ministros aprobó el 31 de marzo la celebración telemática de estas sesiones, "lo cual abre una vía para que la oposición pueda aportar medidas e ideas, así como para comprobar la efectividad de las adoptadas por el gobierno local".

Con la esperanza de que se celebre cuanto antes, y de que el alcalde "no lo deje para dentro de un par de meses", el líder del PP reprocha al regidor que "ya tendría que haberlo convocado él con anterioridad".

Lo que pretende Caamaño es que "los tres partidos de la Corporación y sus once ediles podamos adoptar medidas conjuntas" frente a la pandemia.