Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS EN GALICIA

Combustibles baratos... para llenar las calderas

La paralización de los movimientos ha hecho caer la facturación de las gasolineras cuando el litro está más asequible

Surtidor de combustible en una gasolinera de la comarca de O Salnés en el día de ayer. // N. P.

El precio de los combustibles ha sido una de las principales quejas de los usuarios en los últimos años, con costes que hacían que llenar el depósito se llevase una importante cantidad de dinero de un bolsillo. Sin embargo, la llegada del Covid-19 ha provocado una importante caída en el precio de esta energía, una circunstancia que no puede ser aprovechada debido a la situación de confinamiento de la población. Es más, algunas gasolineras arousanas no dudarían en cerrar sus puertas por la baja cantidad de clientes si no fuese porque están consideradas como un sector de primera necesidad y deben permanecer abiertas.

EN DIRECTO

Coronavirus en Galicia: última hora

Sigue las noticias sobre la incidencia de la pandemia del Covid-19 en la comunidad

La caída en el precio de los combustibles se debe a las múltiples oscilaciones que suele tener el barril de petróleo que, en este caso, se ha resentido debido a la expansión de la pandemia por el mundo. Lo explica uno de los responsables de la gasolinera de O Salgueiral, en Vilagarcía de Arousa, al asegurar que "de no haberse registrado esta bajada, sería muy complicado que el precio fuese el que está siendo. En esa gasolinera, el precio de un combustible fundamental como es el gasóleo ha pasado de ser de 1,10 euros el litro a situarse en 0,98, cantidades muy similares a las que luce en su panel la gasolinera de CKM de la N-640 a su salida de Vilagarcía, en Godos. "El derrumbe de los precios en todos los combustibles supera el 10% con respecto a los que había antes de que se amenazara la crisis del coronavirus", explica la responsable de la gasolinera de Godos.

Juan Carlos González, de O Salgueiral, también destaca la caída en la venta de combustibles que no duda en situar muy próxima al 50% "o incluso más desde que se decretó el paro total a todos los sectores no esenciales, así que solo tenemos profesionales o algún que otro vecino que viene a llenar el depósito, casi ninguno de los que para echa 10 o 20 euros, como se hacía antes". La percepción coincide con la que tiene la responsable de la gasolinera de Godos que, esta semana, "hemos visto como, desde el lunes, las paradas a repostar caían en picado, incluso de profesionales que no tienen nada que ver con la alimentación, esos también han parado y lo hemos notado en forma de no tener casi ventas".

La gasolinera de Godos también se dedica al reparto de gasóleo para calefacciones a domicilio, un negocio en el que si han visto como la caída del precio provocaba un incremento exponencial en la demanda de ese combustible. "Desde que se inició la caída de los combustibles, este tipo de gasóleo ha bajado más de 20 céntimos, situándose en los 0,52 euros el litro; la gente lo ha aprovechado para llenar las calderas de cara al próximo invierno y no paramos de recibir pedidos de particulares, trabajando el camión a destajo", explican desde la empresa.

Compartir el artículo

stats