Los vendedores de la plaza de abastos de Vilagarcía han decidido cerrar los lunes y miércoles con motivo de la crisis sanitaria. Por tanto tras dos días de inactividad, hoy volverán a estar en sus puestos para ofrecer a los compradores productos frescos y de calidad.