La cifra de personas afectadas por el coronavirus en el área sanitaria Pontevedra-O Salnés no deja de crecer. En el día de ayer, los datos oficiales indicaban que el número de pacientes se había incrementado en treinta personas, pasando de las 260 del viernes a 290. Afortunadamente, no se registró ningún fallecimiento tras los seis que han tenido lugar en el área sanitaria desde el inicio de la crisis.

De los 290 casos positivos detectados, 81 se encuentran hospitalizados en planta, nueve de ellos en el tercer piso del Hospital de O Salnés.

El resto están ingresados en Montecelo, a excepción de un enfermo, que ha sido derivado al Hospital Quirón de Pontevedra. Los más graves son una docena, todos ellos ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) de Montecelo.

El resto de los casos, 197, están asintomáticos o las afecciones provocadas por el virus son mínimas, por lo que permanecen aislados en sus viviendas bajo supervisión médica para que, en caso de un posible empeoramiento, puedan ser trasladados a un centro hospitalario lo antes posible.

Desde que se inició la crisis sanitaria, en el área sanitaria de Pontevedra-O Salnés se han otorgado tres altas, una de ellas, al primer infectado registrado en la comarca, un transportista de Meis. De todas formas, la preocupación por los enfermos que continúan graves continúa tras haberse detectados casos de importancia en A Illa, Cambados y O Grove.

Los equipos sanitarios de la comarca se preparan para atender y aislar lo mejor posible a los pacientes que demandan asistencia por posible coronavirus. En colaboración con el servicio municipal de Emergencias de Vilagarcía, el centro médico de Atención Primaria de San Roque, que incluye el PAC cuenta ahora con un área específica de cribado en la que se atiende cualquier caso sospechoso. A las puertas del Hospital de O Salnés también se ha actuado de la misma forma,

Esos sanitarios son los que están en primera línea de batalla contra el virus, y esa lucha la están pagando, ya que varios de los profesionales que trabajan en el centro ambulatorio de San Roque se encuentran afectados por coronavirus. Esa circunstancia obligó a una unidad militar a desinfectar el interior del edificio sanitario de Vilagarcía la pasada semana.

Uno de los puntos que más puede sufrir la entrada del coronavirus son las residencias de la tercera edad. En Cambados, el Concello está pendiente del asilo, por ser un centro vulnerable a la enfermedad. Política Social atribuyó por error un caso en este centro cuando se correspondía a Caldas de Reis. En la villa del albariño hay al menos un matrimonio afectado por el Covid.