Monse (28 años), Carlos (26) y Mara, de solo 37 días, afrontan esta crisis con máximas precauciones, precisamente por la corta edad de la niña, que "todavía no tiene ninguna vacuna puesta". Tendría que haber ido al pediatra para pasar la primera revisión, correspondiente al primer mes, pero sus padres no quisieron arriesgarse y no la llevaron. "Solo salimos un día en la última semana para hacer compra, y al llegar a casa nos cambiamos antes de tocar nada, y desde luego, antes de tocarla a ella", explican. Respecto a lo que hacen a lo largo del día, "Mara solo piensa en comer y estar en el regazo; nosotros, además de cuidarla y mimarla, aprovechamos para ver series y películas juntos, ordenar armarios y limpiar a fondo".