Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pazo de Rubiáns envasará la miel de los 10 millones de abejas de sus 120 colmenas

La finca vilagarciana retoma así una actividad que abandonó hace medio siglo

A tres semanas de que empiece la primavera, la actividad en las colmenas de abejas se dispara. Este proceso natural está siendo seguido con especial atención este año en el pazo de Rubiáns, que tras instalar 120 colmenas en la finca pondrá en marcha una de las mayores explotaciones apícolas de la comarca e incluso de la provincia de Pontevedra. "Prevemos superar los 10 millones de abejas", afirma el administrador de la propiedad, Guillermo Hermo.

En el pazo de Rubiáns ya se hizo miel en el pasado, y de hecho cuenta con un bosque de un millar de alcornoques, de cuyo tronco se extrae el corcho utilizado para la fabricación tradicional de las colmenas. "Hay ejemplares de hasta 300 años", afirma Hermo, quien indica que de hecho en algunos de los árboles más viejos se aprecian aún los cortes que se hacían en su corteza para extraer las planchas.

"Creemos que entre los años 70 y 80 dejó de producirse miel para fuera, haciéndose únicamente a partir de entonces para autoconsumo". Sin embargo, con el tiempo la actividad apícola se abandonó por completo. Hasta ahora.

El pazo se ha embarcado con el asesoramiento de una empresa apícola en un proyecto para la producción de miel, que tiene varias vertientes. A nivel de fabricación, Rubiáns quiere envasar un polen específico de camelia, y elaborar miel sin filtrar. "Seríamos los segundos de Galicia en ofrecer la miel de este modo", ya que según Hermo, en estos momentos solo lo hace precisamente la firma que colabora con ellos. La intención de Rubiáns es elaborar tanto miel monovarietal de eucalipto, como a base de castaño y acacia blanca. "En un futuro intentaremos llegar a las 300 colmenas", una cifra que colocaría a Rubiáns al mismo nivel que las explotaciones profesionales de otras comarcas gallegas con más tradición de miel.

Aula apícola

Otro de los objetivos del proyecto es que las abejas ayuden en la polinización tanto de la camelia como de la vid. Además, se diseñarán una serie de visitas medioambientales, abiertas tanto a centros escolares como a familias, para que los participantes conozcan de cerca el proceso de elaboración de la miel. De hecho, el pazo vilagarciano quiere habilitar un aula, en la que instalarán un aparato de fabricación como los que se empleaban en el siglo XIX. "Sabemos que ya lo hubo en el pazo por fotografías antiguas, pero se perdió". Ahora tendrán otro gracias a la empresa que está dirigiendo técnicamente esta nueva rama de negocio.

Un aspecto que están mimando mucho es el control de la avispa velutina. Así, han acordonado todo el colmenar con trampas caseras contra el insecto invasor, que es depredador de las abejas. "Hacemos un seguimiento diario de la presencia de velutinas en las trampas, y ya empieza a notarse", remacha Hermo.

Compartir el artículo

stats