Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Instalaciones sociodeportivas en O Salnés

Monte Castrove afronta obras para corregir los graves problemas de drenaje del campo de golf

La Fundación actúa este mismo año en el entorno del hoyo 14, uno de los más encharcados, y proyecta para 2021 una actuación en una zona vital para la escuela -Cuenta con una base social de 1.300 jugadores

Charla para fomentar el golf en el colegio de Mosteiro, ayer. // Noé Parga

Charla para fomentar el golf en el colegio de Mosteiro, ayer. // Noé Parga

El campo de golf de Meis presenta problemas graves de drenaje, hasta el extremo de que algunas partes del mismo están inutilizadas. El presidente de la Fundación Monte Castrove, José Ramón Vidal Juviño, explica que la acumulación de agua se debe a "causas estructurales", aunque se hicieron más evidentes este invierno debido a las persistentes lluvias.

Así las cosas, la dirección del patronato que rige el campo ha diseñado un calendario de actuaciones a varios años vista, para ir mejorando poco a poco esa situación. A lo largo de este 2020, se acometerá la reforma integral del "green" del hoyo 14, "porque tenemos en él un problema de encharcamiento brutal", hasta el extremo de que actualmente está cerrado parcialmente. Los "green" son las áreas que rodean los hoyos en los que hay que embocar la bola, y en ellos el estado de la hierba tiene que ser inmaculado si el campo pretende atraer torneos de envergadura o cumplir las expectativas de los jugadores.

Vidal Juviño señala que de cara al año próximo, se acometerá la reforma integral de los "putting green" y los "chipping green", que son zonas de juego imprescindibles para las escuelas de golf, tanto la infantil como la de adultos. Como en el caso de la calle 14, su falta de drenaje provoca que en épocas de lluvias los pies de los golfistas se hundan literalmente en el terreno.

El campo de golf de Meis es público, y pertenece a una fundación en la que están representados los nueve ayuntamientos de O Salnés y el de Pontevedra. Cuenta con más de 1.300 jugadores abonados (entre los que tienen el carné individual, y los que figuran como beneficiarios en los familiares), muchos de los cuales son vecinos de las comarcas arousana y pontevedresa. Pero también hay jugadores de Vigo y Santiago, y hasta de fuera de Galicia, que acuden al monte Castrove en vacaciones.

Vidal Juviño pretende iniciar una nueva etapa en el campo, con dos grandes objetivos: mejorar el estado de las instalaciones, resolviendo en la medida de lo posible sus problemas de drenaje, para de ese modo atraer a más aficionados y campeonatos; y lograr que los vecinos de los municipios que son patronos sientan el campo como suyo y que se animen a subir a jugar. Una de las medidas puestas en marcha son las charlas y exhibiciones de golf en los colegios de O Salnés y Pontevedra, que arrancaron precisamente ayer en Meis.

La calle más afectada

Una de las obras más esperadas para los jugadores será la reforma del tramo final de la calle 14, y se acometerá entre septiembre y octubre próximos, coincidiendo con el "pinchado" del campo, operación pensada para favorecer el intercambio de aire, agua y nutrientes entre el suelo y las raíces. "Esa zona ya se reparó hace dos años, pero se hizo sin ningún criterio y no se solucionó el problema", afirma el presidente de Monte Castrove.

Otra de las actuaciones prioritarias será la reforma integral de los "bunkers" de calle, que es como se denomina a las trampas de arena que se colocan en las proximidades de los hoyos, para dificultar el juego. "Hemos contratado el aporte de cinco camiones de arena especial traída desde Lugo", prosigue Vidal Juviño.

Monte Castrove ha aprobado para este 2020 otras tres actuaciones: la construcción de una caseta de madera junto al cuarto de palos, "para que los jugadores puedan tomar algo a pie de campo sin necesidad de subir a la cafetería"; la colocación de filtros para el agua sanitaria; y la adquisición de tres máquinas para el mantenimiento de la hierba, "porque las anteriores habían quedado obsoletas".

Para 2021

Pero la situación del suelo en el campo de Meis obliga a mirar también a medio y largo plazo, de ahí que Monte Castrove haya reservado unos 40.000 euros para la ampliación y arreglo de dos zonas, "imprescindibles para la escuela de niños y de mayores", que es donde se hacen las prácticas de los golpes cortos. Este campo de entrenamiento también se encharca con frecuencia, y la intención de Monte Castrove es acometer su puesta a punto en 2021. "Tenemos que ir cambiando poco a poco todos los 'greens' que están mal y los 'tees' de salida (zonas desde donde se golpea por primera vez la bola en cada hoyo), porque tienen el mismo problema de falta de drenaje".

También se ha proyectado la construcción e impermeabilización de dos lagos, puesto que los actuales quedan prácticamente sin agua en verano. Finalmente, se prevé construir un campo de crocket junto a la cafetería, que costará unos 50.000 euros.

Compartir el artículo

stats