DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una actividad clave en la economía arousana

El sector mejillonero teme que la irrupción del coronavirus en Italia merme sus exportaciones

Los efectos en el mercado preocupan a bateeiros, depuradores y transportistas -Algunos camioneros ya no quieren viajar allí -Ahora mismo la toxina en las rías gallegas ya mantiene los envíos del molusco en mínimos

Una descarga de mejillón en el muelle de O Xufre, en A Illa. // Iñaki Abella

Una descarga de mejillón en el muelle de O Xufre, en A Illa. // Iñaki Abella

Italia es uno de los principales importadores de mejillón gallego y la reciente irrupción del coronavirus en el norte del país -que ha provocado la suspensión de grandes eventos como el Carnaval de Venecia- mantiene en vilo a bateeiros, depuradores y transportistas arousanos, preocupados porque la propagación del virus pueda afectar a sus exportaciones.

El presidente del Consello Regulador do Mexillón, Francisco Alcalde, señala que "cualquier parón en la cadena alimentaria va a influir de forma directa en el sector del mejillón". Por el momento no hay todavía prevista ninguna reunión para abordar la problemática, si bien cree que "hay que estar atento" a lo que suceda y admite que existe cierta preocupación en el gremio.

Ramón Campelo es uno de los depuradores gallegos que exporta a Italia, concretamente del orden de entre 8 y 9 millones de kilos de bivalvo al año, una cantidad que ha descendido hasta los 5-6 millones. "En esta campaña se vendió un 40% menos que en la anterior porque el mejillón tenía poca carne, no estaba gordo. La verdad es que fue un año desastroso", valora el propietario de Mariscos Campelo.

Con independencia del coronavirus, indica que la temporada de envíos a Italia está dando sus últimos coletazos, ya que suele abarcar entre los meses de septiembre y febrero. "Ahora apenas mandamos nada por la toxina, por tanto realizar una valoración sobre el impacto del coronavirus es un poco arriesgado", comenta el depurador.

Con todo, está convencido de que si no hubiese marea roja en buena parte de las rías gallegas, los envíos a Italia tampoco se incrementarían con motivo del coronavirus. "Yo pienso que nos va a afectar. Y en el sector hay preocupación porque no sabemos cómo va a continuar esto", concluye Campelo.

Transportes Devesa, con sede en Caldas de Reis, es una de las empresas con las que trabaja este depurador. Esta compañía de transportes tiene en el país italiano una media de 60 camiones a la semana, fundamentalmente de alimentación (mejillón, pescado, etc.). "Los camioneros van y vienen; es cierto que están allí muy poco tiempo porque descargan y se vienen, pero pueden ser potenciales portadores del virus", reconoce el responsable comercial de Transportes Devesa, Jorge Castro.

Por el momento esta empresa continúa enviando trailers a Italia con normalidad, a las zonas que no están restringidas, aunque advierte de que en el sector (no en esta compañía en concreto) ya hay chóferes que no quieren viajar al país mediterráneo.

Adelanto de la "marea roja"

Castro coincide con Ramón Campelo en que la campaña de mejillón gallego en Italia se encuentra en horas bajas debido al propio ciclo del molusco. "El rendimiento actual es de un 10%, cuando el italiano está en un 16% y la cosecha allí empieza en quince o veinte días", expone. A ello hay que sumar la presencia de toxina en las rías, "que se ha adelantado un mes con respecto a otros años", agrega el responsable comercial.

La alarma en Italia es de hace muy pocos días. "Hay preocupación de que nos afecte, y aunque por ahora no hay consecuencias, que se va a resentir el mercado es al 99% seguro. El impacto económico va a ser muy grande, porque si la gente en Italia no va a comprar, el mercado italiano se resiente y por tanto nosotros no exportamos", augura Jorge Castro.

Compartir el artículo

stats