Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una pasarela de madera desde Punta Castriño a Adro Vello

Cuando el Club Náutico planteó la idea de musealizar San Vicente dejó constancia de que las playas de la parroquia y los edificios que antiguamente funcionaron como fábricas de salazón pueden ofrecer una alternativa turística "espectacular" si se instala una pasarela de madera entre Punta do Castriño y Adro Vello, para seguir por A Barcela, Area Grande y el entorno de la iglesia. La antigua salazonera popularmente conocida como "Salgadura de Triñanes", cuya estructura está aún razonablemente bien conservada, es un de los elementos a promocionar con la pretendida declaración de Conjunto Histórico, al igual que el "Muíño de Juan Vidal", un molino de río situado en la playa de Area Grande muy bien conservado, y otros inmuebles que "fueron herramientas muy importantes en la economía y desarrollo de la vida en la parroquia, así como de su folclore y leyendas".

Compartir el artículo

stats