DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una mujer solicita daños y perjuicios al Concello de Vilagarcía por un resbalón

-El hecho se produjo en el paso de cebra de Edelmiro Trillo al pisar una banda blanca -Teresa Gallego, de 70 años, se fisuró costillas, rompió dientes y una prótesis de mama

Zona en la que se produjo el accidente el pasado 14 de febrero. // I. Abella

Zona en la que se produjo el accidente el pasado 14 de febrero. // I. Abella

María Teresa Gallego Rodiño, vecina de Vilagarcía, ha solicitado al Concello una compensación por daños y perjuicios al sufrir una caída el pasado 14 de febrero al resbalar en día de lluvia mientras cruzaba el paso de peatones de la calle Edelmiro Trillo, concretamente enfrente al colegio San Francisco.

Las consecuencias de la fuerte caída en esta señora de 70 años de edad no fueron cosa menor. Tal es así que sufrió una rotura de la prótesis externa de la mama izquierda de la que está masectomizada. Además de los hematomas y la inflamación en el lado izquierdo de la cara, también se rompió tres dientes y dos más ahora se le mueven tras el golpe. Incluso tiene fisuradas, con probabilidad de fractura, los arcos anteriores de tres costillas.

El hecho sucedió sobre las 12.45 horas del pasado 14 de febrero. La propia afectada relata en el escrito presentado también en el registro municipal que "cruzaba con el bolso en una mano y una bolsa en la otra. En ese momento resbalé en una de las bandas blancas y di con mi cuerpo en el asfalto". Una caída frontal contra el suelo que originó un revuelo entre los peatones que acudieron a socorrerla a la mujer.

Luego de recuperar el equilibrio y resguardarse de la lluvia en uno de los establecimientos próximos, fue desde allí donde se puso en contacto con su marido antes de la llegada de la ambulancia que le trasladó al Hospital do Salnés. Allí se le realizó un TAC y se le señaló que "la rotura de los dientes no era de su competencia y pese al dolor insoportable y del hematoma e inflamación en el pómulo izquierdo, recibí el alta en Urgencias".

Ya al día siguiente, "seguía desencajada y con unos dolores insoportables en todo el costado izquierdo", por lo que decidió volver el domingo 16 de febrero por la mañana a recibir atención médica en el Hospital do Salnés. Allí es sometida a pruebas radiológicas que determinan la lesión en las costillas y se le cambia el tratamiento. Además apunta María Teresa Gallego que "tengo para mes y medio o dos meses de reposo. Tengo que cuidar los hematomas del rostro con hielo evitando esfuerzos, no coger pesos y llevar una vida de total relajación".

Añade al respecto de sis dificultades derivadas de la caída que "como ama de casa que soy, no puedo hacer nada de las labores habituales. Además es que el dolor en cada movimiento y al toser es muy fuerte". Añade en este sentido las dificultades para conciliar el sueño, "no me llegan tres almohadas y no encuentro una postura para poder descansar medianamente sin dolor a la hora de acostarme".

La solicitud de daños y perjuicios al Concello de Vilagarcía se centra en los desperfectos causados en la dentadura, así como en lo referente a la prótesis externa de la mama izquierda "que al contacto con el asfalto reventó", apunta la vecina afectada.

Añade en el capítulo de solicitudes una pronta solución a la supuesta falta de rugosidad en el paso de peatones aludiendo también a que no es la primera caída que se produce en el lugar, tal y como le confirmaron en algunos viandantes el mismo día del accidente. "Esperemos que no vuelva a resbalar nadie más en las bandas blancas de los pasos de peatones de Vilagarcía, sean personas, ciclistas o motoristas", apunta en sus conclusiones la vilagarciana afectada por el hecho.

No es la primera vez que se producen quejas en relación a la peligrosidad de la pintura utilizada en los pasos de peatones. Tanto es así que ya en 2018 desde el Concello de Vilagarcía procedieron al repintado de muchos de esos pasos puesto que se recogieron quejas tanto de peatones como de ciclistas por el estado de estas zonas en los días de lluvia. Una de las medidas adoptadas en su momento fue fresar el firme para dejarlo más rugoso y minimizar así el riesgo de caídas.

Compartir el artículo

stats