Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La natalidad se desploma y aumentan las defunciones; mientras que la inmigración sigue su tendencia al alza

Con respecto a las causas que pueden estar detrás de la pérdida de población de Vilagarcía, hay que analizar principalmente dos factores: el saldo vegetativo (diferencia entre defunciones y nacimientos) y el migratorio (es decir, los movimientos de población).

Con respecto a este último fenómeno, todavía no se han dado a conocer los datos oficiales con respecto a 2019. Los que si son públicos son los relativos a la inmigración que se asienta en Vilagarcía, que lleva creciendo desde 2017 tras un parón de cinco años (2011-2016) en el que predominó el retorno de inmigrantes a sus países de origen. En 2019 estaban empadronados en la capital arousana 1.466 ciudadanos de nacionalidad extranjera, frente a los 1.382 del ejercicio anterior.

Con respecto a los nacimientos, llevan varios años consecutivos de descenso. Así, en 2015 nacieron en Vilagarcía 324 bebés, en 2016 fueron 264, en 2017 un total de 281 y en 2018 bajaron a 227. Los datos de 2019 todavía no se han publicado.

Mientras que la natalidad cae, las defunciones van incrementándose, lo que redunda en un peor saldo vegetativo (en negativo) y consecuentemente en una pérdida de población. Así, en 2018 (último ejercicio del que existen datos a nivel municipal) fallecieron 392 vecinos de Vilagarcía, frente a los 322 de 2017, es decir, 70 más. Por tanto cada año mueren cien personas más de las que nacen.

Compartir el artículo

stats