Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los agricultores meañeses aprenden a podar olivos para su mejor rendimiento

El curso lo imparte el toledano Ramón Pulgar, especializado en aceites de oliva - O Salnés experimenta con este cultivo en Sanxenxo, Meaño y Valga

El mundo del olivar en las Rías Baixas está llamado a una cita este fin de semana en Meaño. Lo hace con un curso de profesionalización del sector, para lo que pretenden agruparse los pequeños olivareros de la zona que han comenzado a apostar de forma incipiente por esta producción. Un curso que impartirá el técnico toledano Ramón Pulgar, reconocido experto del sector, especializado en el cultivo de olivos y en cata de aceite de oliva virgen por la Universidad de Jaén, y que centrará estas jornadas sobre todo en la poda del árbol, para tratar sacar así un mejor rendimiento futuro a la planta.

El curso comprende dos jornadas que tienen como centro la localidad meañesa de Simes. Su casa de cultura, cedida por el concello, acogerá la primera sesión, esta teórica, el sábado, en horario de 16 a 20 horas, y versará sobre técnica, plagas -verticilosis, xylella fastidiosa- además de los cuidados de la planta, centrado, de manera especial, en la labor de poda. Y el domingo, segunda jornada, esta en horario de 9 a 15 horas, exclusivamente práctico sobre el terreno, y que se desarrollará en un olivar todavía por definir, pero que estará ubicado en los concellos de Meaño o Sanxenxo.

Esta formación cuenta con la colaboración de la APAAG (Asociación de Productores de Aceite y Aceituna de Galicia), que gestionó la presencia del técnico Ramón Pulgar en tierras meañesas este fin de semana. Los interesados en participar en el curso puede inscribirse hasta hoy viernes, contactando para ello con el teléfono 670 683 773. El curso es gratuito para los olivareros asociados a la APAAG, mientras que los demás deben abonar una tasa de 60 euros.

La iniciativa cristalizó a raíz de la inquietud de algunos olivareros salinienses que promovieron un encuentro para compartir experiencias, y que se celebraba hace un mes para en el colegio salesiano "La Merced", en Castrelo. En él se dieron cita una veintena de olivareros, en su mayoría de la zona, si bien también lograron aunar a otros de las Rías Baixas, contando con el cura párroco de Valga, Paulino Sánchez, que se había destacado por poblar una hectárea de terreno con 800 olivos en Setecoros.

La meañesa Cristina González, que plantó sus olivos en una pequeña explotación de Simes y que es una de las promotoras de la iniciativa, valoraba aquel encuentro: "Fue una jornada que nos enseñó a darnos cuenta de la necesidad de dar pasos para empezar a profesionalizar el sector. Y de lo que allí hablamos se ponía de manifiesto que lo más demandado era un curso de poda para actuar en olivos de 4 a 6 años, que son la mayoría de nuestras explotaciones, dado que una buena poda de la planta a partir de esos años marca mucho su futuro para sacar el mejor rendimiento posible".

A día de hoy el curso cuenta ya con 20 inscritos, y se espera que más olivareros de la provincia se sumen a la iniciativa a lo largo de esta semana. "Es una oportunidad excelente -apunta Cristina González- porque contamos con un técnico como Ramón Pulgar, que está considerado una de las grandes voces expertas de la formación del sector en España". "Además -añade- esperamos que este sea un primer paso para organizarnos los olivareros de Rías Baixas, mejorar en el rendimiento y la profesionalización de un sector emergente en la zona, y que puede abrir otras posibilidades de cultivo".

Compartir el artículo

stats