Uno de los primeros municipios de la comarca de O Salnés que articuló una lucha contra las avispas velutinas fue A Illa. El pequeño municipio arousano perfeccionó durante varias campañas una trampa para poder atrapar a las reinas, y sobre todo, concienció a un buen puñado de vecinos para que las instalasen en sus huertas o en aquellos puntos donde la proliferación de las velutinas era constante. En esa búsqueda de colaboración, el Concello cuenta ahora con más de 40 voluntarios, que colocan las trampas y las controlan, comunicando casi todos los datos necesarios al Concello.

"Cuando necesitan el atrayente, suelen acudir al Consistorio en el horario de reparto de "toxo" para los composteros; la verdad es que estamos muy contentos con la implicación de los vecinos, sobre todo porque, sin acabar con la plaga, hemos conseguido que no vaya a más, algo que ya es todo un avance", explica la edil de medio Ambiente, Gabriele von Hundelshausen.

La edil espera contactar con esos vecinos en los próximos días, ya que "la llegada del calor va a provocar que comiencen a aparecer las reinas, y es en ese momento cuando debemos intervenir, poniendo en marcha el trampeo para que comiencen a caer e impedir que puedan construir un nuevo nido".