Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Distribuyen un aviso para evitar accidentes marítimos

Capitanía alerta sobre peligrosas maniobras que multiplican el riesgo de abordaje en la ría

Una circular informa a clubes náuticos, bateeiros y cofradías de prácticas improcedentes en el canal - Quieren evitar una tragedia - Ponen el ejemplo de cargueros y petroleros que estuvieron a punto de arrollar a pequeños barcos

Fotografías que plasman la evidencia del riesgo. // FdV

Fotografías que plasman la evidencia del riesgo. // FdV

Capitanía Marítima de Vilagarcía vuelve a dar la voz de alarma, y ante el temor a que se produzca algún abordaje en la ría de Arousa, ha remitido una circular y un informe fotográfico a clubes náuticos y deportivos, cofradías de pescadores y asociaciones de bateeiros. Les pide colaboración, cautela y respeto por la legislación vigente, el sentido común y las normas más básicas de la navegación, pues solo así se evitará que ocurra una tragedia.

Y todo tras haber detectado situaciones tan absurdas como arriesgadas, entre ellas las protagonizadas por veleros y barcos cargados de mejillón que se cruzan a escasos metros de la proa de imponentes mercantes y petroleros que acceden al puerto de Vilagarcía o salen de él por el canal de navegación de la ría.

Sucedió ya en otras ocasiones, pero de un tiempo a esta parte parece haber repuntado el número de barcos de recreo, embarcaciones auxilares de acuicultura y naves de pesca y marisqueo que realizan esas peligrosas maniobras e invaden el canal de navegación, tanto para atravesarlo como para largar sus aparejos en el mismo, lo cual está completamente prohibido.

Convivencia y sentido común

Desde Capitanía Marítima, que alerta de esta situación por medio de su coordinador de Seguridad, Manuel Calderón, explican que "no se trata de prohibir la navegación a nadie, sino de compatibilizar los diferentes usos de la ría y hacer que todos respeten las normas antes de que tengamos que lamentar una desgracia".

En el informe fotográfico remitido a los sectores productivos de la ría, entidades deportivas y empresas de pasaje se alude a situaciones repetidas y muy concretas, como por ejemplo "embarcaciones de recreo que en algunos casos utilizan el canal de acceso al puerto de Vilagarcía".

Citan, como caso "más impactante", el de "un velero de dos palos que, sin ningún sentido, se cruzó desde estribor a babor de un barco containero", el cual evitó la colisión gracias a la baja velocidad de salida del puerto.

Otro de los casos llamativos fue el de un velero que salió a navegar por el canal de acceso al puerto "sin prestar atención a las restricciones que traen los mercantes en las entradas o salidas".

Por si fuera poco, se ha detectado el fondeo de embarcaciones en aguas de A Pobra do Caramiñal, y más concretamente en las proximidades del puerto comercial, lo cual parece ser una práctica bastante frecuente por parte de los veleros en temporada estival, "llegando a situarse demasiado cerca del área de maniobra de los barcos frigoríficos que operan en ese puerto", alerta Capitanía Marítima.

Incluso recuerda que estos portentosos barcos entran o salen en marcha atrás, por lo que "tanto en condiciones nocturnas como por cualquier desvío de la maniobra las embarcaciones fondeadas se ponen en una situación de riesgo innecesaria".

Además de hablar de barcos de recreo, de ahí el comunicado remitido a los clubes náuticos de la ría, Capitanía se refiere en su informe a pruebas deportivas promovidas por diferentes entidades, mostrando como ejemplo las fotos de un campo de regatas delimitado con boyas que invadía parcialmente el canal de acceso al puerto de Vilagarcía.

En este caso en concreto "se informó de la incidencia a los organizadores y procedieron a retirar las boyas, alegando que estaban donde habían estado siempre, pero deben entender que si a esas boyas añadimos la presencia de embarcaciones de jurados y las participantes en la propia competición virando, el canal queda impracticable", reflexiona Capitanía.

A esto añade fotos de los "cruces habituales" de embarcaciones de recreo y profesionales, de diferentes tipos y tamaños, durante las rutas de entrada y salida de los grandes cargueros.

También con niebla espesa

Ni siquiera faltan las situaciones extremas en momentos de espesa niebla, cuando la visibilidad es nula en la ría. En algunos casos el radar de los grandes buques muestra los ecos ploteados -los trazos- de lanchas y barcos de pesca que se cruzan, igualmente, muy cerca de los mercantes.

La relación de maniobras arriesgadas se completa con la labor de diversas embarcaciones de pesca que utilizan artes de arrastre en el canal, que fondean entre Rúa y la baliza de Pedra Seca, o que están en tránsito por toda la ría "y parecen asumir y aceptar el riesgo de cruzar la proa de los mercantes, que a velocidades más altas no podrían detenerse, reducir la velocidad o realizar maniobras evasivas para evitar impactos", reflexiona Capitanía Marítima.

En definitiva, que lanza un aviso a navegantes y pide la colaboración del conjunto de la flota para evitar accidentes.

Lo hace no sin antes recordar que el reglamento internacional para prevenir accidentes en el mar establece que en canales angostos "los barcos de eslora inferior a 20 metros y los de vela no estorbarán el tránsito de un buque que solo pueda navegar con seguridad dentro de ese canal". El mismo articulado en el que se deja claro que "los buques dedicados a la pesca no estorbarán el tránsito de cualquier otro buque que navegue dentro de un paso o canal angosto".

Imágenes que demuestran la existencia del riesgo

Imágenes que demuestran la existencia del riesgo

Uno de los casos más graves: Esta foto tomada desde el puente de un portacontenedores corresponde a uno de los casos más graves denunciados por Capitanía. Aunque apenas se aprecia, en el círculo asoman los dos palos de un velero que se cruza de forma temeraria justo delante del barco cuando sale del puerto de Vilagarcía.

La acción de los barcos y las bateas: Capitanía Marítima explica que existe un gran riesgo para la navegación a causa de los barcos de pesca y acuicultura que se cruzan frente a los mercantes o largan sus aparejos. Pero es que, además, esto puede dar lugar a maniobras de evasión que lleven a los buques contra las bateas de cultivo de mejillón.

Las boyas de las regatas: Las competiciones deportivas también pueden constituir un riesgo para la navegación. Así lo pone de manifiesto Capitanía en su informe, en el que alude a una prueba desarrollada en Vilaxoán, cuyas boyas, junto con las embarcaciones participantes, llegaban a invadir el canal de navegación.

Posible colisión con bateas y máquinas paradas

Posible colisión con bateas y máquinas paradasNo es la primera vez que la "Corporación de prácticos" del puerto de Vilagarcía y la ría de Arousa informa a Capitanía de que "a determinadas horas, al amanecer y al anochecer, se concentran para faenar un grupo de embarcaciones de pesca en el canal principal de entrada al puerto". Se trata de pesqueros que "calan sus aparejos en el citado canal, obstaculizando el tránsito seguro de los buques mercantes que entran o salen de Vilagarcía".

Así las cosas, según se hace constar en el informe-advertencia remitido a cofradías, bateeiros y clubes náuticos, "las maniobras y operaciones de esos pesqueros han ocasionado momentos de riesgo de abordaje, así como de colisión con bateas de mejillón, al tener los prácticos que modificar su derrota para evitar las artes de pesca caladas en el canal".

El buque "Jeanette"

Se cita como ejemplo que "el capitán del carguero de bandera holandesa 'Jeanette' comunicó en su momento que durante su aproximación al puerto de Vilagarcía, en un día de niebla y a pesar de navegar con velocidad reducida (6 nudos), tuvo que parar la máquina en dos ocasiones para evitar un abordaje, debido a las maniobras de embarcaciones que, procedentes o con destino a bateas, le cortaron la proa", denuncia Capitanía, donde aseguran que "la existencia de estas situaciones de peligro ha sido corroborada por la corporación de prácticos de Vilagarcía".

Compartir el artículo

stats