Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Beiramar: una circunvalación para el futuro

Con el proyectado entre Monte da Vila y Xoán XXIII, este vial aspira a revolucionar la red viaria de O Grove

La zona de Beiramar en la que se va a actuar, dotándola de un vial con dos carriles desde una rotonda próxima al puente de A Toxa, a la izquierda del plano. // FdV

José Cacabelos anunciaba ayer que ya firmó el decreto "por el cual ordenó a los servicios técnicos, y concretamente al de Contratación, que inicie el procedimiento para la licitación y adjudicación de la obra de desdoblamiento de Beiramar", es decir, la circunvalación que avanzará desde O Corgo hacia las inmediaciones del puente de A Toxa, y viceversa.

Es una actuación "que responde a las demandas de vecinos y comerciantes en la que llevamos casi dos años trabajando, ya que mejorará notablemente la ordenación viaria del pueblo", asegura antes de aclarar que se invertirán más de 600.000 euros y que las obras podrían comenzar en marzo o abril, para ejecutar su primera fase hasta finales de junio.

La zona de intervención

Puede recordarse que la mejora se desarrollará en el tramo comprendido entre la zona portuaria y el puente, y más concretamente desde la estación de autobuses y el restaurante Don Mexilón hasta la confluencia de Beiramar con la calle Castelao.

De este modo se quiere dar continuidad al proyecto de bulevar desarrollado tanto por este alcalde y sus diferentes gobiernos como por el exalcalde conservador Miguel Pérez. Una iniciativa tendente a transformar y humanizar la fachada litoral de O Corgo, que recientemente vivió dos avances cruciales, como fueron la ampliación de las aceras hasta llegar a la estación y el desdoblamiento de la carretera entre la sede de la cofradía de pescadores y la rotonda de las garzas.

El mismo modelo

Ese bulevar tendrá ahora continuidad aplicando el mismo criterio o modelo de actuación en el citado desdoblamiento hacia el puente de A Toxa, "reduciendo mínimamente el paseo marítimo actual para habilitar espacio de aparcamiento, implantando el doble sentido de circulación y creando una nueva acera, de cuatro metros de ancho, en el tramo entre la estación y la fuente de los caballos de mar", asevera Cacabelos.

Como ya se había avanzado hace meses en FARO, aportando incluso diferentes planos, esta mejora llevará pareja la reposición de las tuberías de abastecimiento y de saneamiento, así como la dotación de la canalización correspondiente para la recogida y separación de pluviales.

En este sentido, cabe decir que especialmente relevante resulta la reposición de la red de abastecimiento, ya que ese tramo en concreto es uno de los que se encuentran en peor estado en la localidad, de ahí las roturas y averías que se producen en la zona.

Primera fase

Tras aclarar que su intención es adjudicar la obra en marzo o abril, y que antes deben aprobarse los pliegos de contratación en la Junta de Gobierno, exponerlos al público y dar un plazo a las empresas para que presenten sus ofertas, antes de adjudicar la obra, Cacabelos advierte de que, dependiendo del plan de trabajo que se negocie con la empresa adjudicataria, "este proyecto posiblemente se ejecute en dos etapas".

La primera de ellas se centrará en el levantamiento de las tuberías y la acera actuales, entre la estación de bus y la Fonte dos Cabaliños, para proceder a su reposición; aprovechando para recortar ya el paseo, "como mucho en una franja de dos o tres metros de ancho".

Esa primera fase "se completará antes del verano, cuando se paralizarán las obras hasta después de la Festa do Marisco, dejando para entonces el trabajo previsto de la Fonte dos Cabaliños hacia la confluencia de Beiramar con Castelao, siendo este un tramo mucho más fácil de mejorar, porque ya no requiere del cambio de tuberías, sino que simplemente habrá que seguir recortando el actual paseo para habilitar el doble carril de circulación".

Aunque la idea ya es conocida, José Cacabelos reitera que su objetivo es "crear una semicircunvalación de entrada y salida del pueblo que prácticamente permitirá unir Ardia y Teniente Domínguez con Terra de Porto a través de Beiramar y Lordelo, reduciendo así de forma drástica la densidad del tráfico en el centro urbano".

Se trata, en consecuencia, de "uno de los proyectos más importantes a desplegar en el presente mandato, ya que supone profundizar en la búsqueda de una mayor movilidad y una mejor ordenación viaria".

No se olvida, a este respecto, de resaltar que en el futuro está previsto complementar esta mejora con la construcción de un nuevo vial, ya proyectado, entre Monte da Vila y la entrada a O Grove por la avenida de Xoán XXIII.

Se conseguirá así una carretera "de 16 metros de ancho que también permitirá disponer de doble carril", facilitando, por ejemplo, "que los vehículos que vengan de fuera hacia el campo de fútbol, los polideportivos o el Auditorio Escuela de Música puedan acceder a ellos sin tener que entrar a las estrechas calles del centro del pueblo".

Lo que quiere decir es que ese vial hacia o desde Xoán XXIII y el previsto para Beiramar se convertirán en "dos arterias de circulación viaria fundamentales para completar lo que podremos considerar la gran circunvalación de O Grove, salvaguardando así la zona centro, que como todos sabemos tiene calles demasiado estrechas que no pueden soportar la densidad de tráfico actual, por eso queremos ir aliviándola poco a poco", reflexiona José Antonio Cacabelos.

Compartir el artículo

stats