Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un centenario castaño de Quinteiro da Cruz se desploma sobre la vivienda de un vecino

El afectado, Santiago Varela, exige el saneamiento de este extremo del jardín botánico de Lois -"En los últimos años cayeron varios árboles y el muro está abombado", denuncia

El diámetro del enorme castaño puede apreciarse en uno de los tocones aserrados. // Noé Parga

El diámetro del enorme castaño puede apreciarse en uno de los tocones aserrados. // Noé Parga

Un castaño centenario de gran porte y no menos de veinte metros de longitud se desplomó con ayuda de Elsa y Fabien este fin de semana sobre el tendido telefónico y una vivienda del lugar de A Cruz (Lois-Ribadumia) causando destrozos materiales que los vecinos creen que se podían haber evitado.

Santiago Varela, el más afectado porque su casa recibió el golpe seco del árbol y se quedó sin parte del cierre metálico de su finca y averió el portal eléctrico de entrada, además de otros desperfectos, cree que es un accidente que pudo haberse evitado "porque hemos advertido a los propietarios del pazo Quinteiro da Cruz del estado en que se encuentran los árboles de esta zona del jardín".

El lindero presenta un visible estado de descuido y hasta el muro de perpiaño que sostiene el fundo abandonó hace tiempo la verticalidad. "Se ve perfectamente que está panzudo, que se abombó", observa Varela quien insiste en la necesidad de actuar cuanto antes.

"En los últimos años se han desplomado varios árboles en este extremo de la finca y hay otros que amenzan con caer en cualquier momento", expresa. Teme sobre todo por otro ejemplar de castaño que en la esquina "amenaza también la propiedad de mis padres que está ahí enfrente".

Y lo llamativo es que el árbol que se desplomó este sábado destrozó también parte del conjunto de bojes que hace diez días la Xunta catalogó como especie senlleira y sus ramas aparecen esparcidas por la carretera.

Los vecinos solo reclaman al propietario que haga un saneamiento de esta parte de la finca. "Llevamos años pidiéndolo y no nos hace caso, pero puede haber una desgracia y después nos lamentaremos".

El enorme castaño se derrumbó sobre las cinco de la tarde del sábado y al lugar se desplazaron efectivos de Protección Civil de Ribadumia, Guardia Civil y el alcalde de la localidad, David Castro, dada la magnitud del siniestro.

"Por suerte no había nadie en casa: mi mujer y mi hija estaban en Pontevedra y yo participaba de una comida de empresa por lo que en ese sentido hemos tenido mucha suerte pues a menudo realizamos tareas en el recinto", expone Varela con la satisfacción que que no haya habido daños personales.

Con todo, considera que el propietario del pazo debe actuar de inmediato "para que no haya una desgracia en el futuro".

"Llevo desde 2003 presentando escritos para que actúe y también tengo constancia de que una empresa que recoge madera le hizo un presupuesto para realizar el saneamiento de esta franja, pero nunca dieron respuesta", lamenta el particular afectado.

Varela considera que en caso de que el propietario haga oídos sordos a la demanda "el Ayuntamiento debe actuar antes que de que suceda una desgracia que afecte a las personas".

Compartir el artículo

stats