-¿La idea de la productora es la de conservar el formato de conciertos a la luz del día?

-Todo empezará al mediodía. Eso se mantendrá. Los artistas empezarán a tocar alrededor de las 12.00 de la mañana. Es una idea que surgió en festivales en Inglaterra y eso permitía ver a tres generaciones viendo un concierto en un parque. No tenían que esperar a las 4 de la mañana para ver a Franz Ferdinand, por ejemplo. Además queremos trabajar mucho todo el tema ecológico, sostenible y medioambiental.

-¿Se concentrará toda la actividad en A Concha o el Atlantic Fest también quiere hacer sonar la música en más rincones de la ciudad?

-Por supuesto. La idea es estar en diferentes sitios, en los auditorios, en las plazas... Tenemos infraestructura suficiente para ello y queremos hacerlo.

-La reminiscencia obliga a referirse al Festival do Norte. ¿Qué tiene que decirles a los que harán comparaciones?

-Que son conceptos muy diferentes. Esto es una renovación y un paso de la noche al día. El romanticismo sigue ahí latente. El FDN fue un festival por el que ya apostó el gobierno socialista en su día con otras personas. El primer año fue en el pabellón de Fontecarmoa. Con Alaska y Molotov en el año 2000. Los Planetas estrenaron ahí "Un buen día".

-Es decir que un cachito de la historia de la música indie española se escribió en Vilagarcía.

-Pues casi sí. Esa noche me fui con Mariano el manager de Los Planetas en un taxi a O Grove. Y tenía la maqueta del nuevo disco en una cinta. Lo escuchamos en un taxi y sonó "Un buen día". Ví que sería un éxito y cuando llegué a Fontecarmoa insistí hasta que la tocaron por primera vez en un concierto.

- ¿Y el cartel para cuándo?

-En breve. Y habrá un concierto especial, pero hasta ahí puedo leer.