La Policía Local de O Grove actuó con rapidez para localizar a la persona que ayer empotró su coche contra un poste del tendido telefónico en el lugar de Meloxo, y que tras derribarlo abandonó el lugar sin dejar rastro. La sorpresa se produjo cuando los agentes descubrieron que el piloto era un niño de apenas catorce años, quien a causa del accidente -en el que resultó ileso- se asustó y decidió huir de la escena e ir en busca de una de sus hermanas.

Se trata de un joven de nacionalidad croata que vive en la localidad grovense con dos hermanas y su padre, parece que natural de Macedonia.

Los hechos tuvieron lugar a las once de la mañana de ayer, cuando un turismo, de la marca Mercedes, se empotró con un poste y acabó derribándolo en la entrada al conocido como camino de Boibas.

Cuando la Policía Local, alertada por los vecinos, se personó en el lugar de los hechos, el conductor ya no estaba allí. Pero los agentes identificaron rápidamente el vehículo, que al parecer protagonizó hace días otro episodio bajo investigación.

Así que los policías se personaron en el domicilio del propietario del coche, es decir, una de las hermanas del crío croata de catorce años.

Esta mujer desconocía lo que había sucedido, e incluso creía que su coche estaba aparcado donde ella lo había dejado la noche anterior.

Fue en ahí cuando empezaron a despejarse todas las incógnitas. Y más aún cuando, minutos después, el protagonista del accidente reconoció los hechos.

La Policía local de O Grove constató, de este modo, que el niño cogió el coche, sufrió el accidente de circulación, huyó del lugar y, sin saber que hacer, se fue corriendo en busca de su otra hermana, la que no es propietaria del turismo.

Lo sucedido quizás pueda ser considerado una travesura. Pero gamberrada o no, puede tener consecuencias jurídicas, según la Policía Local, ya que se trata de un presunto delito contra la seguridad vial, además cometido por una persona que no tiene carné de conducir, y que nunca lo tuvo.

Ahora, en base a las diligencias instruidas por la Policía Local de O Grove, remitidas a la Fiscalía de Menores, será la Justicia la que tome una decisión.