La invasión de "carabelas portuguesas" fue detectada ayer, pero el hecho de que muchas de ellas estén ya muertas hace sospechar que llegaron a la costa, arrastradas por las corrientes, hace varios días. Sin embargo, no habrían sido detectadas hasta ayer porque el mal tiempo registrado durante toda la semana provocó que apenas hubiese gente paseando por las playas.

Al coincidir la mañana de sábado con una tregua de la lluvia, fueron muchos los que se animaron a dar una vuelta por los arenales, y fue eso lo que hizo saltar las voces de alarma. De hecho, la Physalia physalis ya fue detectada hace una semana en Bueu.

En O Grove, ya se conocen las incomodidades provocadas por este organismo, pues se produjeron llegadas masivas en 2018 y 2013, por citar dos de los casos más relevantes. Pero, a diferencia de lo sucedido en esta ocasión, en aquellas dos las "carabelas portuguesas" terminaron en la costa arousana en abril, y no como ahora en las últimas semanas del otoño.

A quien no afecta la invasión de "carabelas" de estos días es a las mariscadoras, dado que en la zona sur de O Grove no hay concesiones.

La presencia de este invertebrado es habitual en el Mediterráneo. Fue bautizado como "carabela portuguesa" por su parecido con dicha embarcación.