El Concello de Vilagarcía acaba de sacar a licitación el suministro de los nuevos semáforos para regular el tránsito de vehículos y peatones en la intersección de Doutor Tourón con Fariña Ferreño y Alejandro Cerecedo, y para el paso de peatones que atraviesa la calle Rivero de Aguilar a la altura del parque Miguel Hernández y el inicio del paseo marítimo a Carril. El coste de la adquisición de los equipos asciende a 84.834 euros que la Administración local financia con fondos del Plan Concellos de la Diputación. Las empresas interesadas disponen de plazo hasta las 14 horas del día 15 para presentar sus ofertas.

La necesidad de instalar semáforos en la intersección de Doutor Tourón, Fariña Ferreño y Alejandro Cerecedo es consecuencia de la reordenación de la circulación del tráfico realizada por el Concello hace un año, con el objetivo de mejorar la movilidad de los vehículos en el centro urbano, tras la peatonalización de la Plaza de Galicia. Para agilizar la puesta en marcha de la medida, se alquilaron unos semáforos que funcionan provisionalmente desde entonces, a la espera de que se completara el procedimiento de redacción de los pliegos de licitación pública, dado el elevado importe de la adquisición.

En el paso de peatones de Rivero de Aguilar se acordó instalar un semáforo para ordenar el cruce de las personas que, especialmente en verano, es continuado y ralentiza la circulación de los vehículos. El Concello tramitó y ya dispone de la preceptiva autorización de la Autoridad Portuaria, ya que se trata de un vial de su titularidad.

El suministro de ambos equipos se licita de forma individual. En un contrato van los semáforos del centro urbano, con un importe de 61.024 euros, y en el otro el de Rivero de Aguilar, presupuestado en 23.809 euros. Ambos mantienen características estéticas similares, ya que deben parecerse lo más posible a las columnas semafóricas del cruce entre las calles Castelao y Vista Alegre. El objetivo de esta condición es avanzar en la uniformidad de los elementos semafóricos del municipio, optando por un modelo que aporte una imagen moderna y actual.

Una vez adjudicados y firmados los contratos, las empresas adjudicatarias dispondrán de un plazo de dos meses para suministrarlos y realizar las correspondientes instalaciones.