La comunidad educativa del colegio de Carril continúa en pie de guerra debido a la saturación que sufre el aula de quinto curso de Infantil, con 26 niños de 4 años. Así, los padres volvieron ayer a movilizarse para reclamar el desdoble de la clase; esta vez utilizando globos reivindicativos que colocaron por el cierre perimetral del centro educativo. Además, los niños entraron al aula con algunos de ellos en los que demandaban "¡desdoble ya!".

Pero por el momento las protestas de las familias no han dado sus frutos. Fuentes oficiales de la Jefatura Territorial de la Consellería de Educación señalan que Inspección Educativa y el equipo directivo do CEIP Rosalía de Castro (Carril) "llegaron finalmente a un acuerdo". "Se acordó no desdoblar el aula y garantizar que durante todas las horas habrá dos profesores en el aula", explican desde la Jefatura. "Esta es la solución más adecuada según apuntan desde el propio centro", añaden.

Las mismas fuentes aclaran que los niños con necesidades especiales continuará con sus especialistas (uno de Pedagogía Terapéutica -PT- y otro de Audición y Lenguaje -AL-). "De este modo se garantiza la calidad educativa y la atención al alumnado", aseguran desde Educación.

No bajarán la guardia

Pero los padres lo opinan lo mismo. Están en absoluto desacuerdo con la decisión adoptada, y por ello continuarán movilizándose para conseguir el desdoble. Advierten de que no se dotará de un segundo profesor permanente al aula, sino que "será uno distinto cada hora". "¿Qué estabilidad puede proporcionar a nuestros hijos el hecho de cambiar de profesor constantemente?", se pregunta una madre.

Según su relato, la idea es que los distintos docentes del centro, por tanto incluidos los de Primaria, se vayan rotando para apoyar a la tutora de 4 años, de forma que siempre haya dos profesores en el aula. "¿Qué van a aprender así, cada hora con una persona distinta?", recalca la progenitora.

Desde Educación no confirmaron ni desmintieron ayer por la tarde este extremo, pero lo que sí aseguran es que no se contratará personal nuevo, que el problema debe solucionarse con la plantilla actual.

Los padres también se quejan del reducido espacio en el aula para dar cabida a 26 niños.