Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tajadas de pulpo en San Simón

Las carpas se abarrotan para disfrutar del plato más típico de Galicia cocinado por expertos locales y venidos de O Carballiño

Pulpo y vino nuevo, típicos en la romería de San Simón. // Noé Parga

Pulpo y vino nuevo, típicos en la romería de San Simón. // Noé Parga

El entorno de la capilla de San Simón se transforma completamente el último fin de semana de octubre con una fiesta que trasciende la comarca pues hasta de Pontevedra, Santiago y lugares más lejanos acuden comensales para degustar las mejores tajadas de pulpo que se sirven en la comarca.

Aunque los potes de cobre para cocer el octópodo y el vino nuevo que se prueba a estas alturas tras la excepcional cosecha de este año son atractivo suficiente para honrar a San Simón, otros muchos alicientes justifican la masiva presencia de visitantes a la pequeña aldea vilanovesa.

Por una parte, era cita inexcusable del insigne Ramón María del Valle Inclán, de quien hoy se celebran 135 años de su nacimiento con una ofrenda floral en su pueblo natal, dentro de la Semana da Cultura que se le dedica.

Por otra, hoy es el dia grande de las fiestas. Ese que no se quería perder el creador del esperpento pues autores como Caamaño Bournacell recuerdan que era un gran devoto del santo que hoy saldrá en procesión tras la misa solemne en la recoleta capilla.

Luego será el momento de la buena comida. No habrá cantigas de ciego en las que se relaten crímenes tremebundos ni coplas que trasciendan, pero estos días hay mucho de qué hablar en las tertulias sobre todo si estas van acompañadas por buenos platos del pulpo a feira, pan de Cea y sabroso tinto manchamorros, de ese que no se sube.

Y para que la fiesta sea para toda la familia, la organización dispone a pie de carretera y en el campo de la fiesta numerosos puestos con sabrosísimas rosquillas de Ponteareas, quesos de tetilla y Arzúa, chorizos que gotean su frescura, además de tenderetes con todo tipo de objetos, reclamo para niños y mayores.

No faltan los hinchables, los coches de choque y otras atracciones para que la fiesta tenga todo lo necesario para disfrutar hasta bien avanzada la noche.

El único riesgo, la carretera, pues todavía son muchos los puestos que eligen esta línea de ventas porque es donde se han situado siempre y no quieren que sus clientes se pierdan. Con todo, el riesgo es menor, pues por lo menos hay sitio para el aparcamiento.

Compartir el artículo

stats