Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Niños que no encajan, sino que destacan

Los expertos animan a los sistemas educativo y sanitario a respetar a los escolares con TDAH

Asistentes a la jornada sobre TDAH celebrada ayer en el Liceo Casino, de Vilagarcía. // Noé Parga

Asistentes a la jornada sobre TDAH celebrada ayer en el Liceo Casino, de Vilagarcía. // Noé Parga

Las escaleras de acceso al salón del Liceo Casino de Vilagarcía estaban decoradas con globos naranjas y grandes fotografías de rostros conocidos del cine, el deporte o la empresa, con unos breves comentarios sobre sus vidas. Todas esas personas tenían dos cosas en común: primero, que en algún momento de sus vidas les habían diagnosticado Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH); y, en segundo lugar, todos ellos habían sido pioneros o líderes en sus campos.

La asociación TDAH Salnés organizó ayer en el Liceo Casino una jornada sobre este trastorno que, mal canalizado, puede afectar al rendimiento escolar y laboral y a las relaciones personales. Sin embargo, no hay que mirar exclusivamente el TDAH como un problema, sino también como una oportunidad.

Ese es al menos el planteamiento de varios de los especialistas que participaron en las diferentes ponencias, y que demandan cambios estructurales en los sistemas educativo y sanitario, para que los niños con TDAH no se vean obligados a ser iguales a todos los demás, y puedan desarrollar sus potencialidades.

Ese es también el mensaje que transmite la pontevedresa Lucía Loureiro, consultora en "mindfulness" que participó en una de las charlas y autora del libro "Más meditación, menos medicación".

A Lucía Loureiro no le iban bien las cosas en casi ningún campo de la vida. Los años pasaban y no encontraba su lugar ni en el mundo profesional ni en el personal. Tomó ansiolíticos y antidepresivos, pero tampoco así mejoraba. A los 29 años, le diagnosticaron Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad, y empezó a saber por qué todo había sido tan difícil para ella hasta entonces.

Como suele ser habitual, los médicos le recetaron medicación, pero Lucía Loureiro se encontró con que las pastillas no le hacían bien. La adormecían, le quitaban el apetito y, lo peor de todo, se daba cuenta de que ella no se sentía mejor consigo mismo.

Hasta que se decidió a probar con la meditación y otras terapias alternativas. Ahí sí, encontró la llave que le proporcionó la serenidad que anhelaba desde siempre. "La meditación me proporcionó la paz mental, el equilibrio y el autocontrol que tanto había buscado", relata.

Llena de felicidad al ver que las cosas fluían con naturalidad y sencillez por primera vez en su vida, decidió contar su experiencia en un libro, y fue así como escribió "Más meditación, menos medicación". "Ahora me siento plena, feliz y realizada porque he descubierto mi misión en la vida, que era escribir este libro, para intentar con él ayudar a otras personas".

Lucía Loureiro está convencida de que el trato que se le brinda en las escuelas a los niños con TDAH no es el justo. "No todos los niños tienen por qué sacar un 10 en Matemáticas e Inglés. Lo que hay que decirles a los niños que se sienten diferentes porque no encajan en la sociedad es que no tienen por qué encajar, que a lo mejor lo que tienen que hacer es destacar".

Y cita los ejemplos de los artistas, deportistas y empresarios cuyas fotos colgaban de la pared. Allí estaban el fundador de Microsoft, Bill Gates, que interrumpía las clases constantemente con preguntas que no venían a cuento de lo que se estaba hablando, o de la actriz Jennifer Lawrence, cuya madre siempre le dijo que de niña tenía una luz especial. Hasta que empezó en el colegio y se le apagó.

Lucía Loureiro lo tiene claro. Si al niño con TDAH le dejan explorar muchas cosas, tarde o temprano descubrirá aquello que le apasiona. Y entonces "encontrará la motivación suficiente para concentrarse en las tareas que no le gustan". "Cuando dejan a los niños ser como ellos son, es cuando destacan, y nuestra sociedad necesita pioneros".

En las jornadas participaron psicólogas, pedagogas y abogadas. Acudió también la conselleira de Educación, Carmen Pomar, que anunció el programa EduInclusión 2020-2025, que formará a los especialistas en atención a la diversidad.

Compartir el artículo

stats