Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cada año 300 conductores arousanos regresan a la autoescuela

El consumo de drogas ya provoca el 10% de las pérdidas del carné de conducir en Arousa

Cada vez se realizan más "narcotest" - La velocidad continúa siendo la primera causa de las retiradas de permiso - Le sigue el alcohol, tanto en jóvenes como mayores, y en muchos casos se combinan ambos factores

Un control de alcoholemia en una de las principales salidas de Vilagarcía. // Iñaki Abella

Un control de alcoholemia en una de las principales salidas de Vilagarcía. // Iñaki Abella

En los primeros cinco meses de este año los fallecidos en las carreteras gallegas se dispararon un 55%, pasando de 27 -en el mismo periodo de 2018- a 42. El propietario del único centro de recuperación de puntos autorizado en O Salnés, Manuel Portas, considera que si aumenta la siniestralidad vial, "es normal que se hagan más controles". De hecho el incremento de la vigilancia es uno de los factores que han contribuido a que el consumo de drogas ya esté detrás del 10% de las pérdidas del carné en Arousa.

Portas, responsable de la autoescuela Sálvora, señala que la principal causa de la pérdida de puntos continúa siendo el exceso de velocidad. Le sigue la ingesta de alcohol, y en muchas ocasiones se combinan ambas, toda una bomba explosiva al volante. "Cuando conduces tienes un campo visual de 180 grados, pero al aumentar la velocidad ese campo se va cerrando y a altas velocidades no vemos más que la punta de la nariz", advierte este profesional de autoescuela.

Está convencido de que la problemática radica en la falta de formación. "España es el país de toda Europa en el que menos se exige para sacar el carné de conducir. Hoy en día tal y como está planteada la teórica no se informa de los factores de riesgo", se queja Manuel Portas, quien espera cambios al respecto, como por ejemplo la instauración de un determinado número de clases obligatorias, tanto teóricas como prácticas. También confía en que las distracciones con el teléfono móvil se penalicen con la pérdida de seis puntos en lugar de los tres actuales. "Está en proyecto pero mientras no haya Gobierno...", dice el dueño de Sálvora.

Y es que el uso de Whatsapp al volante cada vez está más extendido. "Las distracciones causan un tercio de los accidentes y se agravan con la velocidad", avisa Portas.

Cada año acuden a la autoescuela ubicada en la calle Arzobispo Lago de Vilagarcía "entre 250 y 300 alumnos" de ambos márgenes de la ría de Arousa para realizar cursos de recuperación de puntos, ya sea total (12 puntos, 24 horas de formación y 398 euros de coste) o parcial (6 puntos, 12 horas de formación y 211 euros). El 75% de los infractores son hombres y solo el 25% mujeres.

Portas recuerda que el carné por puntos entró en vigor en julio de 2006, hace trece años, y por aquel entonces "morían en las carreteras españolas 6.000 personas al año". "Ahora son 1.900, por tanto se trata de una medida eficaz, aunque hay que bajar estas cifras mucho más", opina.

Su autoescuela imparte cursos durante todo el año, y el verano es la época con mayor afluencia de alumnos, pues se incrementan las retiradas de carné con motivo del consumo de alcohol y drogas.

Menores de 40 años

La mayoría de las pérdidas de puntos por consumo de estupefacientes están protagonizadas por personas menores de 40 años. No obstante en el caso del alcohol el abanico de edades es mucho más amplio. "Hay jóvenes y mayores", sostiene el responsable del centro de recuperación de puntos de Vilagarcía.

"Nuestro objetivo es que cambien la idea que tienen de conducir, que sean conscientes de que con su actitud pueden matar a otra persona; se trata de cambiar hábitos y creo que se consigue, aunque siempre hay algún repetidor", comenta Portas.

Cuando la tasa de alcoholemia supera los 0,6 miligramos la infracción está considerada como un delito, por tanto los conductores deben realizar un curso de reeducación vial por orden de una sentencia judicial. Estos cursos tienen una duración de cuatro días, igual que los de recuperación total de puntos, y el condenado debe someterse a examen si la pena es superior a los dos años.

Asimismo, en el caso de los cursos de recuperación total los inscritos también deben examinarse, a diferencia de los parciales.

Manuel Portas insiste en la necesidad de incrementar y modificar la formación que se imparte en las autoescuelas para que los conductores salgan a la carretera plenamente conscientes de los peligros que pueden entrañar las conductas imprudentes.

Compartir el artículo

stats