Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El inicio del libre marisqueo se retrasa dos semanas tras unos muestreos preocupantes

El comienzo de la extracción en las zonas comunes pasa del 1 al 14 de octubre - Las cofradías y la Xunta celebran una reunión y acuerdan dar el descanso extractivo para no comprometer la campaña de Navidad

Embarcaciones de marisqueo en O Bohído. // Iñaki Abella

Embarcaciones de marisqueo en O Bohído. // Iñaki Abella

El inicio del libre marisqueo en la ría de Arousa se retrasa este otoño dos semanas con respecto a la fecha habitual. Así lo acordaron el viernes pasado representantes de la Consellería do Mar de la Xunta de Galicia y de las Cofradías. La medida se debe a que los muestreos realizados por los técnicos de la Consellería y de los pósitos no son nada optimistas. Ante ese escenario, los patrones mayores temen que se agote el recurso demasiado pronto y que los bancos lleguen agotados a diciembre.

En condiciones normales, el libre marisqueo empezaría la semana próxima, entre el martes (1 de octubre) y el miércoles. No obstante, en este 2019 se ha pospuesto para el 14 de octubre (lunes), de modo que los rañeiros de la ría de Arousa no trabajarán en los bancos libres hasta después de la Festa do Marisco de O Grove y el fin de semana del Pilar. Con este descanso extractivo adicional de dos semanas, los mariscadores confían en que quede una cierta reserva de marisco para la campaña de Navidad, que será como siempre decisiva para el sector.

La organización Rañeiros, que agrupa a buena parte de las cofradías de la ría de Arousa que trabajan en el libre marisqueo, ya había acordado con sus socios esperar al día 14 para empezar la campaña. Pero esta decisión afectaba únicamente a los bancos que ellos gestionan (Os Lombos do Ulla y O Bohído-O Bao). Quedaba por lo tanto por saber qué pasaría con las demás áreas, entre ellas la de Cabío, que siguen bajo gestión autonómica. En un principio, estas iban a abrir el 1 de octubre, pero en la reunión del viernes pasado en Santiago se acordó esperar también dos semanas. De ese modo, se evitará que toda la flota acuda a esas zonas y pueda sobreexplotarla.

En cualquier caso, el retraso en el inicio de la campaña responde a una sensación generalizada de preocupación, dado que los muestreos que se han hecho en el libre marisqueo no presagian grandes capturas. En el lado positivo, puede indicarse que no se aprecian episodios de mortandad masiva de berberecho en Os Lombos do Ulla, y que también se han visto poblaciones interesantes de almeja japónica. Pero la situación es peor en las demás zonas.

Los muestreos parecen indicar que en Cabío hay muy poco marisco, mientras que en O Bohído-O Bao apenas se ve berberecho, y las poblaciones de almeja descendieron bruscamente. O Bohído concentró los últimos años buena parte del esfuerzo pesquero en el libre marisqueo, debido a la escasez de Os Lombos, pero la campaña de este otoño e invierno será presumiblemente diferente, y Os Lombos volverá a ser como antaño la referencia principal para la flota marisquera de Arousa.

Entre tanto, sigue sobre la mesa la unificación de todas las cofradías bajo una única organización para la gestión conjunta de las zonas de libre marisqueo que la Xunta les ha confiado. En este sentido, la patrona mayor de Vilanova, María José Vales, recuerda que "Rañeiros es una organización abierta", y que ha mantenido conversaciones con los responsables de las cofradías que en un primer momento prefirieron quedarse fuera, con el objetivo de animarles a entrar en la entidad.

Las sensaciones en el sector no son demasiado buenas. La campaña anterior terminó a finales de marzo con unos resultados todavía peores de lo que se esperaba, hasta el extremo de que en 26 semanas de actividad apenas se extrajeron 400 toneladas de bivalvos. Y los sondeos que se han realizado los últimos meses parecen indicar que la situación seguirá la misma tónica este otoño-invierno, ya que una vez más las perspectivas son muy discretas.

El invierno pasado, el desánimo cundió de tal manera entre los mariscadores que pasadas las Navidades apenas acudían al libre marisqueo unas 150 embarcaciones, cuando en las campañas habituales sobrepasaban el medio millar.

Pero aún hay margen para la esperanza. El berberecho es una especie clave en la ría de Arousa, y cada vez más apreciada por los consumidores, lo que se traduce en unos precios de lonja a menudo espectaculares. La marteilia diezmó el berberecho en la ría de Arousa de tal modo a principios de esta década que se llegó a temer la extinción de este bivalvo. No obstante, parece que poco a poco, y muy lentamente, la especie se va recuperando.

Eso sí, hay que ser muy cautos y no dejarse llevar todavía por triunfalismos. Los ataques de la marteilia son imprevisibles, y pueden provocar estragos en cualquier época del año.

Compartir el artículo

stats