Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Badenes y reductores de velocidad acaban con el "circuito de carreras" de la villa meca

Los vecinos aplauden la adopción de medidas de seguridad en Carretera do Conde y demás viales

Pintado de los nuevos pasos de peatones sobreelevados. // Muñiz

Pintado de los nuevos pasos de peatones sobreelevados. // Muñiz

La instalación de pasos de peatones sobreelevados, bandas reductoras de velocidad y otros elementos tendentes a mejorar la seguridad vial en O Grove, tanto en el centro urbano como en el rural, parecen agradar a los vecinos.

Tanto ellos como el alcalde, José Cacabelos, señalan que de este modo se pone fin al "circuito de carreras" en el que se habían convertido viales como la Carretera do Conde, entre Terra de Porto y Virxe das Mareas, donde se habían registrado velocidades propias de autopista a pesar de ser un tramo limitado a 50 kilómetros por hora.

En esa zona se habían producido ya importantes accidentes y tanto peatones como ciclistas y motoristas circulaban con temor, ya que algunos vehículos pisaban en exceso el acelerador a pesar de ser una carretera muy concurrida, ya que conduce a la zona industrial de Virxe das Mareas y Meloxo.

"Pero ahora las cosas van a mejorar de manera evidente gracias a la instalación de los badenes y reductores de velocidad tanto en la avenida do Conde como en otros viales importantes", según destaca el regidor.

Campos y Reboredo

Cita como ejemplos los dos reductores de velocidad previstos para la subida desde Meloxo hacia Campos, el badén proyectado a la altura de la iglesia parroquial de San Martiño -también en dirección a Campos y a la altura del primer paso de peatones- y el de Reboredo, éste en la intersección con la bajada desde la carretera interior de San Vicente hacia la playa Mexilloeira.

Y todo esto, proclama José Cacabelos, "dentro de nuestro plan de seguridad vial para la reducción y control de velocidad tanto en el casco urbano como en el rural, impulsado con ayuda de la Diputación de Pontevedra en las carreteras que son de su titularidad".

Termina diciendo que "se trata de dar continuidad al plan que iniciamos hace cuatro años tendente a adoptar medidas disuasorias que nos ayuden a reducir la velocidad de los vehículos, por lo que nuevamente tenemos que lamentar la falta de colaboración de la Xunta para actuar igualmente en las carreteras que le pertenecen".

Compartir el artículo

stats