Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Prevención y lucha contra los incendios

Meis y Sanxenxo, únicos concellos con acceso al programa de gestión de biomasa próxima a viviendas

El Xesbío permite tramitar la limpieza de las franjas de protección y comunicarse con los dueños de las fincas que están sin limpiar -Los dos municipios cuentan con un plan de prevención diseñado por Medio Rural

Un incendio forestal ocurrido en la comarca de O Salnés. // Noé Parga

Un incendio forestal ocurrido en la comarca de O Salnés. // Noé Parga

Tan solo dos municipios de la comarca de O Salnés tienen acceso al programa Xesbío, una iniciativa que ha puesto en marcha la Consellería de Medio Rural para gestionar toda la tramitación administrativa de la limpieza de franjas de protección de viviendas. Se trata de los concellos de Meis y Sanxenxo, cuyos técnicos podrán también ponerse en contacto con los dueños de las fincas en las que es necesario eliminar la gran cantidad de biomasa que se acumula en ellas.

Los dos municipios tienen una característica en común y es que han firmado un convenio con la Consellería de Medio Rural, la cual ha diseñado su Plan Municipal de Prevención e Defensa contra Incendios Forestais, además de facilitarle el resto de servicios y herramientas que incluye ese acuerdo. Con ese convenio firmado, pero pendientes de que se remate la redacción del plan, se encuentran los municipios de O Grove, Meaño, Catoira y Valga, concellos que, en breve, podrán disponer del programa Xesbío.

El resto (Ribadumia, Cambados, A Illa, Vilanova de Arousa, Vilagarcía y Pontecesures) decidieron, por diferentes factores, no participar en esta iniciativa de la Consellería, aunque esta mantiene las puertas abiertas por si se deciden a dar el paso.

El programa al que tienen acceso estos dos municipios permite gestionar y elaborar diferentes tipos de notificaciones que las administraciones locales le enviarán a los titulares de las parcelas ubicadas en las franjas de protección, ofreciendo también la posibilidad de generar un documento de adhesión de los particulares al contrato de gestión de la biomasa. Uno de los grandes problemas con el que se encontraban los municipios era el de identificar estos terrenos y a sus propietarios, motivo por el que se creó esta aplicación que facilitará la ejecución de las competencias de ámbito local.

El problema para identificar a los propietarios surge por la casuística especial que tienen muchos municipios en la comarca de O Salnés, donde existe el minifundismo o no se clarifique el reparto de una herencia, algo que provoca no solo la dificultad para identificar al propietario, sino que la mayor parte de esas fincas permanezcan sin ningún tipo de cuidado, generando una gran cantidad de biomasa que, en caso de incendio, puede convertirse en un grave problema para atajarlo.

De todas formas, el convenio que estos municipios han firmado con la Consellería de Medio Rural se centraba en facilitar a las administraciones locales la redacción de un plan antiincendios, exigido por la Lei. La elaboración de este plan es una competencia municipal, pero ante las dificultades técnicas que supone y a las que municipios pequeños como Meis no tienen posibilidad de hacer frente, la Xunta sumió esa labor.

Con la aplicación Xesbío, Meis y Sanxenxo, al contar ya con este plan específico para luchar contra los incendios, disponen de acceso a un visor de franjas, es decir, sus técnicos pueden acceder a una herramienta pionera en la que se pueden ver las parcelas que se encuentran a menos de 50 metros de las viviendas, con su referencia catastral y su titularidad.

Dentro del convenio en el que ya se encuentran Meis y Sanxenxo, los concellos tienen también la posibilidad de presentar candidaturas para crear aldeas modelo en su territorio municipal. Serían núcleos en los que se desarrolló una gestión activa de la biomasa, con el fin de defender las personas y los bienes de la amenaza de los fuegos, fomentando la puesta en marcha de actividad agroganadera en la franja de los 50 metros próxima a las viviendas. La finalidad última es conseguir que la actividad agroganadera actúe como defensa natural contra el fuego y que así no sea necesario rozar todos los años.

La limpieza de las fincas cercanas a viviendas y otros inmuebles se ha convertido en una prioridad para la administración autonómica para la prevención de los incendios. Es por ello que es una obligación legal para los propietarios de los terrenos la eliminación de la maleza. Es más, en caso de no hacerlo, se enfrentan a sanciones de entre 100 y 1.000 euros, las cuales podrían llegar a 100.000 en caso de ser graves o de reincidencia. En caso de incumplimiento, es la administración la que actúa de forma subsidiaria ante los incumplimientos de la norma, pasando la factura a los dueños posteriormente.

Compartir el artículo

stats