La Guardia Civil detuvo a un vecino de Sanxenxo al ser sorprendido cuando conducía un coche de alta gama que supuestamente había sustraído en Países Bajos. El vehículo llevaba las placas de matrícula de otro de la misma marca, pero de distinto modelo. Los hechos sucedieron el fin de semana cuando una patrulla de seguridad ciudadana se cruzó con un turismo de la marca Mercedes que iba conducido por un vecino de Sanxenxo conocido por los agentes por su amplio historial delictivo.

Esta circunstancia no pasó desapercibida para la patrulla y al solicitar la titularidad del vehículo se comprueba que las placas de matrícula se correspondían con otro de la misma marca, pero distinto modelo, propiedad de un vecino de Noalla. La investigación concluyó el martes con la localización del Mercedes estacionado delante del domicilio que tiene esta persona en Portonovo. Según las averiguaciones, se pudo comprobar que esta persona tiene doble nacionalidad, española y de Países Bajos.

Se sabe que a principios de mes estuvo en un concesionario de vehículos usados en Holanda donde se interesó por la compra de un Mercedes. Según la información recabada pidió que le permitiesen hacer un recorrido de prueba con el vehículo para concretar la compra y no lo restituyó, regresando a España inmediatamente.

Al llegar a Sanxenxo, le cambió las placas de matrícula por otras españolas que se corresponden con otro Mercedes pero de distinto modelo, propiedad de un vecino de Noalla. Cuenta con amplio historial delictivo, la mayor parte relacionados con estafas en hoteles y restaurantes. En esta ocasión se le imputa presuntos delitos de hurto y falsedad documental.