Efectivos del Servizo Municipal de Emerxencias e Protección Civil de Vilagarcía se trasladaron el viernes por la noche a una vivienda del número 13 de la calle Manuel Antonio, donde una persona se había caído en su domicilio hacía unas dos horas y no era capaz a levantarse.

Hasta el lugar movilizaron una autobomba urbana ligera y la autoescalera, que permitió a los efectivos acceder por una ventana del piso, ubicado en la cuarta planta.

Emerxencias realizó el rescate y su ambulancia trasladó al vecino al Hospital do Salnés. En el cesto del camión escalera se subió personal del grupo de intervención y un técnico de emergencias sanitarias de la ambulancia para poder atender a la persona atrapada desde el minuto uno.

Ya por la mañana, sobre las siete, la dotación de guardia recibió otro aviso del 112, esta vez por un incendio en la avenida de Matosinhos. Se trató de una olla que estaba al fuego en la cocina y las llamas fueron extinguidas por el propietario. Fueron movilizados Emerxencias, Bombeiros do Salnés, Policía Nacional y Local.

Solo una hora después, a las ocho de la mañana, el Servizo Municipal de Emerxencias salió de sus instalaciones de Agustín Romero rumbo al Pazo de Rubiáns por un presunto incendio. Pero se trató de una falsa alarma.