La presentación del programa de la Romaría Vikinga por parte del Concello de Catoira ha derivado en una fuerte crítica por parte de Alberto García respecto a la organización de esta edición.

El exalcalde no duda un ápice a la hora de afirmar que "lo que dice el gobierno de Catoira está fuera de la realidad absoluta. Lo que montaron para estas fiestas de 2019 es un fiasco absoluto".

Una de las primeras cuestiones que pone en entredicho el responsable del gobierno en las pasadas ediciones de la Romaría Vikinga es todo lo relativo a la Cena Vikinga. "Ellos dicen que vendieron 700 entradas y lo venden como un éxito cuando solo hay que recordar que en 2018 asistieron más de 1.100 personas a la cena. De éxito nada, es un fracaso absoluto".

El cambio de ubicación de esta cena, que pasa en esta ocasión a As Torres de Catoira, es otra cuestión que alimenta el desagrado del líder de la oposición catoirense. En su opinión: "la organización de la cena es caótica. La cambian de sitio sin razón y además se la encargan a una persona que no es profesional y que aún encima subcontrata el servicio".

La dinámica de la cena también es objeto de la crítica por parte de Alberto García, "nosotros servíamos todo en la mesa y este año se da la comida y la bebida de manera diferente".

Respecto a la ubicación de los conciertos la crítica es ácida por parte de Alberto García. El paso de los mismos este año a la Alameda catoirense lleva al exalcalde a acusar al actual gobierno de trato de favor a determinados locales, "lo van a hacer justo delante de dos establecimientos que habría que mirar de quienes son. Además los jóvenes de Catoira no están dada de acuerdo con el cambio de sitio".

En cuestiones referidas a la población juvenil de la localidad, García García afirma que "hay mucha gente que quiere organizar una cena paralela a la vikinga por disconformidad con lo que es está haciendo y desde el concello le están frenando la autorización".

Incluso pone en tela de juicio el "que presuman de que el teatro es gratuito como si lo hubiesen incentivado ellos, cuando siempre fue gratis para los vecinos de Catoira". También se refiere a otras cuestiones como que "habrá menos barcos en el desembarco que el año pasado y por tanto menos vikingos". Además también asegura que "habrá solo un 25% de todas las luces del año pasado".

Incluso hace constar García que "se dirigen a la Xunta diciendo que no pueden aportar 6.000 euros a un proyecto total de 15.600 sobre el Camiño de Santiago cuando ese dinero quedó incluido en el presupuesto asignado a la Romaría Vikinga".