Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los talleres de Greenpeace conciencian en Vilagarcía sobre las nuevas energías

La cooperativa internacional apuesta por un proyecto para comercializar energía eléctrica renovable - La presentan en el auditorio junto a muchas otras propuestas por el clima

El público recibió material informativo. // Iñaki Abella

El público recibió material informativo. // Iñaki Abella

La campaña de Greenpeace "Por el clima" sigue promoviendo actividades en Vilagarcía de Arousa. Ayer fue el turno de dos talleres, uno formativo y otro colaborativo, sobre la energía ciudadana. Bajo el lema "Cambia la energía, no el clima", la organización insiste en cómo transformar la sociedad en una comunidad de ciudadanos energéticos.

"Una sociedad energética es aquella en la que los individuos y hogares que la componen son capaces de producir electricidad con energías renovables o que gestionan su propia demanda. A ellos también se le suman entidades públicas, escuelas y Pymes de menos de 50 empleados", explica la organización. "Vivimos en una situación de emergencia y hay que actuar de inmediato", sentencian.

El primero de los dos talleres fue matutino, de 11.00 a 13.30 horas. Este consistió en unas charlas sobre alternativas para producir energía. Las 116 personas que se inscribieron para la reunión presenciaron, en el auditorio municipal, la exposición de los principales proyectos que la organización promueve para producir energía limpia. Como premisa principal, se hizo hincapié en "unirse a otras personas que busquen el mismo cambio".

Galicia

Uno de estos planes más importantes se encuentra en Vilagarcía. Nombrado como "Comunidade enerxética da nosa enerxía", consiste en una iniciativa que permite instalar en las viviendas instrumentos de generación de energía fotovoltaica. La propia cooperativa hace un estudio sobre las condiciones de la localización y el rendimiento que pueden dar estas placas y, en caso de que sean favorables, se procede a la instalación.

Aunque este tipo de planes pueden parecer utópicos, Greenpeace, junto con la fundación Finanzas Éticas, han realizado diferentes estudios que confirman la viabilidad de los proyectos gracias a una "sostenibilidad económico-financiera". En el caso gallego, la inversión inicial, según la propia Comunidade y la organización del evento, "se recupera gracias al ahorro y con la venta a la cooperativa del excedente de energía que se puede llegar a producir". Actualmente hay más de 500 personas sumadas a este proyecto, principalmente en el ámbito geográfico de Galicia.

Las otras propuestas que destacan son, principalmente, las que tienen como pilar fundamental la apuesta por las energías renovables. Proyectos como el "generation kWh", que consiste en una inversión a cambio de que se instalen paneles solares en grandes plantaciones. Con la inversión de los socios, la cooperativa hace que se reduzca el precio de la factura de los participantes. En este proyecto participan, hoy en día, cerca de 4.000 personas. "Vivir del aire del cielo" es otro proyecto similar solo que, en esta ocasión, aprovecha la energía eólica.

Por otra parte, en las exposiciones matutinas, también se presentaron otros proyectos más innovadores y de formas de gestión de energía más desconocidas. Ideas - todavía en fase beta- como "Pylon Network" se llevan a cabo para crear un mercado alternativo en el que, gracias a programas informáticos, más concretamente a un monitorizador, los socios pueden gestionar, comprar y vender su energía.

Jornada de tarde

El panorama cambió en la sesión vespertina y el auditorio municipal vivió unas reuniones mucho más colaborativas. De 16.30 a 18.00 horas, se llevó a cabo un encuentro entre diferentes entidades y colectivos sobre cómo empezar a producir energía de forma sostenible y respetable y sobre cómo concienciar e incentivar a la sociedad a adentrarse en estas nuevas prácticas.

Críticas y exigencias

Además, los talleres se convirtieron en un espacio para la demanda, tanto por parte de los organizadores como del público asistente. Todos coinciden en la "necesidad urgente" de tomar medidas, así como de la instalación de la Ley del Cambio Climático.

Entre las pretensiones más destacadas se encuentran, según la propia Greenpeace, las de "reducción de emisiones, reformas fiscales, sustitución de las energías peligrosas y no renovables, reducción de la demanda energética y la consecución de un acceso universal y justo de la demanda limpia".

Estas charlas y debates suponen una de las múltiples actividades que la compañía está realizando en la capital de O Salnés. Además, la sonada llegada del eco-velero Rainbow Warrior, así como otras conferencias, conciertos o ruedas de prensa completan este desembarco en Vilagarcía.

El conjunto de estas actividades termina en la mañana del martes día 30, cuando el barco y sus actividades realizarán una jornada en A Illa de Arousa. A las 9.00 horas fondearán en las costas de la isla y la tripulación será recibida por las autoridades, así como por una banda de música. A lo largo de la mañana se realizarán diferentes eventos y, sobre las 14.00 horas, el barco partirá hacia otras tierras. En esta última travesía, el Rainbow estará acompañado por dornas y demás navíos, con quienes hará una marcha naval por la ría como despedida a estos cinco días.

Compartir el artículo

stats