Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Albariño a la baja

El informe presentado en el pleno de Rías Baixas señala que la situación sanitaria del viñedo es muy buena

Un hombre vendimia en Cambados  // Noé Parga

Un hombre vendimia en Cambados // Noé Parga

La próxima vendimia no será de demasiada producción. Así lo vaticinan los técnicos que han elaborado el informe presentado ayer en el pleno del Consello Regulador da Denominación de Orixe Rías Baixas, según el cual este año se recogerán 36,3 millones de kilos de uva, unos 2,3 millones menos que en 2018. Sin embargo, la caída será especialmente acusada en la subzona de O Salnés, donde el descenso de producción rondará los cuatro millones de kilos.

Todos los veranos, por estas fechas, Rías Baixas celebra un pleno en el que se pone sobre la mesa un informe técnico con previsiones de la nueva campaña. Se trata de un trabajo que toma como referencia los datos obtenidos en unas 2.000 hectáreas de viñedo de todas las subzonas -prácticamente la mitad de la superficie total de la denominación de origen-, pero que a pesar de todo tiene un margen de error. De hecho, profesionales del sector consultados por FARO afirmaron ayer que creen que las expectativas de los técnicos de Rías Baixas pecan de optimismo, y que en realidad aún hay menos uva.

Otro dato que contiene el estudio aportado por los técnicos es que el estado sanitario del viñedo es muy bueno, y que de hecho ya no se espera que cambie demasiado. A estas alturas de año, el mildiu ya no debería causar daños severos si está vigilado, y si todo sale según lo previsto y la vendimia empieza entre finales de agosto y principios de septiembre, tampoco es probable que surjan episodios relevantes de botritis.

9.100 kilos por hectárea

Los técnicos de campo de las grandes bodegas y cooperativas de O Salnés ya avanzaban a principios de julio a FARO que la producción bajaría esta campaña con respecto a la anterior. Un diagnóstico que confirma el equipo humano de Rías Baixas. Así, si en 2018 se obtuvieron unos 38,6 millones de kilos de diferentes variedades de uvas -sobre todo albariña-, la previsión de este 2019 es que sean en torno a 36,3 millones.

El rendimiento medio por hectárea, según el estudio presentado ayer por la mañana en Pontevedra a bodegueros y viticultores, se sitúa en los 9.100 kilos por hectárea para el conjunto de la denominación, si bien sería algo más elevado en el caso de O Salnés. Los 9.100 kilos por hectárea están muy por debajo del máximo legal permitido en Rías Baixas para la variedad albariña, y que es de 12.000 kilos por hectárea de viñedo. El dato es relevante porque existe en la comarca un debate en estado latente sobre si se debe o no ampliar ese umbral. Hay defensores y detractores de ambas posturas.

En lo que a producción se refiere, el descenso será muy acusado en la subzona de O Salnés, que es la principal de toda la denominación de origen, con cuatro millones de kilos menos. La caída de producción se verá suavizada porque, en cambio, sí que se espera recoger más uva en otras comarcas de Rías Baixas, como las del Sur de Pontevedra (O Condado y O Rosal), y la de Ribeira do Ulla.

La abundancia de la cosecha no solo afecta a quienes viven directamente de la producción y elaboración del vino, sino también a quienes aspiran a trabajar como peones durante la vendimia, ya sea en la recolección o en bodega. Salvo que se produzcan unas condiciones meteorológicas especialmente adversas, que obliguen a apurar más de lo normal la cosecha, a menor uva en el viñedo, menor es la necesidad de que las bodegas tendrán de personal eventual durante la campaña. Se estima que las bodegas de la denominación dan trabajo a unas 5.000 personas en el mes de septiembre.

Comienzo del envero

En estos momentos, ya hay plantaciones en las que la vid ha comenzado con el estado fenológico del envero, que es cuando el fruto empieza a adquirir el tono amarillo típico de cuando está maduro.

La del envero es la antepenúltima fase del estado fenológico, previa a la de la maduración, que es a partir de la cual ya se programa la vendimia. En su último boletín fitosanitario, la Estación Fitopatolóxica de O Areeiro (dependiente de la Diputación) aconsejaba a los productores extremar la vigilancia sobre el viñedo, ya que el mildiu puede encontrarse en estado latente, y algunas agencias meteorológicas vaticinan lluvia y humedad para los próximos días.

Compartir el artículo

stats