Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fin de ciclo a una vocación

José Antonio Padín Cortegoso dice adiós a su cargo en la Policía Local de Cambados tras más de 37 años de servicio

Padín reconoce que la evolución del cuerpo ha sido absoluta. // N.P.

Padín reconoce que la evolución del cuerpo ha sido absoluta. // N.P.

Corría el ya lejano 1982 cuando José Antonio Padín Cortegoso se enfundó por primera vez el uniforme de la Policía Local de Cambados. Por aquel entonces contaba con 21 años y una vocación absoluta por su trabajo, una virtud que aún sigue manteniendo pese a que la jubilación ya ha llamado a su puerta.

En los más de 37 años dedicados al noble arte de servir y proteger reconoce haber pasado por buenos y malos momentos. Entre aquello que le produce una especial satisfacción se encuentran jornadas como el paso de La Vuelta a España o con las gestiones realizadas en favor de la conciliación de la Festa do Albariño con servicios como el del centro de salud.

Entre aquellos días de difícil digestión laboral, que también los hubo, el recuerdo de Padín le remonta al Cambados de finales de los años ochenta y de los primeros noventa. "Había mucha drogadicción y la Praza do Concello se había convertido en un lugar poco recomendable para pasear con la familia. Haber superado aquello fue muy positivo para el pueblo".

Algún asesinato derivado de aquellas épocas duras también formó parte de sus obligaciones laborales. Momentos de mucha tensión que fueron subsanados con la máxima profesionalidad. Así como también otras cuestiones que le dan una perspectiva inequívoca del transcurrir de toda una vida como policía. "A veces veo a padres que ayudan a cruzar la carretera a sus hijos pequeños y recuerdo como yo hacía lo mismo con ellos cuando eran niños".

No puede evitar emocionarse cuando recuerda a antiguos compañeros ya fallecidos. Aquellos que fueron sus mentores y modelos a seguir en su trabajo. Del mismo modo también recuerda con agrado a los que estuvieron a su lado en su último día de trabajo. Ya en otros tiempos, lejanos a aquellos en los que "no teníamos ni emisoras. Los medios eran muy escasos, nada que ver con lo de ahora en lo que todo es más fácil".

De lo que tampoco le cabe duda a José Antonio Padín Cortegoso es que "Cambados es un pueblo muy tranquilo" y ahora le tocará disfrutarlo desde el punto de vista del ciudadano de a pie.

Compartir el artículo

stats