Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Edificios en ruinas y bajos vacíos convierten Romero Ortiz en un "oasis" de decadencia

Paralela a Rey Daviña, la arteria comercial de Vilagarcía, esta peatonal está totalmente muerta - El desacuerdo de unos propietarios frenó el plan de rehabilitación de fachadas

Uno de los numerosos bajos vacíos en esta céntrica zona. // Iñaki Abella

Uno de los numerosos bajos vacíos en esta céntrica zona. // Iñaki Abella

Se encuentra rodeada del bullicio y trasiego propios del centro peatonal de una ciudad. Es una calle paralela a la principal arteria comercial de Vilagarcía, Rey Daviña, y da continuidad al corazón de la hostelería local, A Baldosa. Pero en Romero Ortiz apenas hay vida. Es una especie de "oasis" donde predominan los edificios en ruinas y los bajos comerciales vacíos. La calle es peatonal, pero muy lejos de estar humanizada. Escasean los bancos y papeleras, y las pintadas ensucian las fachadas de los inmuebles en estado de abandono. Por no ser, casi no es ni una calle de paso.

En los últimos años abrieron dos negocios en el tramo más próximo a A Baldosa, cerca del cruce con Valentín Viqueira (una zona con mucho dinamismo). Son una herboristería y una tienda vintage. Olalla Fernández, de Retrorocket, reconoce que la mala imagen de la calle no afecta a su clientela, pues "debido al tipo de negocio que montamos preferimos huir de Rey Daviña y Plaza de Galicia; buscábamos una calle secundaria". No obstante reconoce que Romero Ortiz necesita un lavado de cara. "Es una calle céntrica y debería mejorarse. Nosotros ya protestamos porque en Navidad no nos ponen luces", comenta esta emprendedora.

Uno de los edificios en ruinas ha sido demolido y su parcela se encuentra vacía, aunque a lo largo de esta peatonal todavía quedan varios inmuebles en un estado calamitoso. Desde el Concello de Vilagarcía recuerdan que estaba prevista una intervención en las fachadas de estas propiedades a financiar con fondos europeos (Feder) pero no llegó a prosperar porque faltaba el permiso de algún titular que no estaba de acuerdo con la rehabilitación. Fuentes municipales aclaran que en el caso de que ahora exista consenso entre los propietarios se retomará la idea para sacar Romero Ortiz de la situación de abandono que lleva años sufriendo.

Otro problema es que algunos inmuebles han quedado en manos de varios herederos que no se ponen de acuerdo ni para venderlos ni tampoco para reformarlos, lo que frena la recuperación de esta céntrica calle.

Pubs en Méndez Núñez

Su paralela, Méndez Núñez (entre Romero Ortiz y la alameda), también cuenta -si bien en menor medida- con algún tramo desangelado, con edificios en mal estado y locales comerciales vacíos. La actividad que da vida a esta calle es únicamente hostelera, pues en ella se concentran buena parte de los pubs más concurridos de Vilagarcía, así como varios establecimientos de tapas y comidas muy frecuentados. Pero solo en una parte de la calle, pues en otras el movimiento es prácticamente nulo. Ejemplo de ello es el tramo más cercano a la Praza da Constitución, completamente muerto.

Vecinos "de toda la vida"

En cuanto al uso residencial de la calle, ya quedan pocos vecinos "de los de toda la vida", según apunta una de ellas, cuya familia posee un espectacular edificio de piedra construido en 1930 con fachada a la alameda y a Méndez Núñez que se encuentra en venta. Señala que el problema a la hora de colocar el inmueble en el mercado no se debe al mal estado de la calle, sino a la situación económica actual.

Para animar las noches de verano en Méndez Núñez, hoy vuelve el ciclo de conciertos Varietés, organizado por la asociación que lleva este nombre, integrada por los hosteleros de esta calle. Habrá actuaciones todos los jueves y viernes.

Además de Romero Ortiz y Méndez Núñez, tampoco se libra de la desertización comercial otra peatonal muy próxima. Se trata de Juan García. En el pequeño tramo entre Valentín Viqueira y Conde Vallellano languidece un edificio en ruinas y cuatro bajos desocupados. Fuentes inmobiliarias consultadas coinciden en que la mayor demanda de locales comerciales se concentra en el epicentro: Rey Daviña y Plaza de Galicia, donde los alquileres pueden llegar hasta 6.000 euros al mes.

Compartir el artículo

stats