Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

j. a. álvarez domínguez

Vilagarcía y A Illa adelantan el inicio de los socorristas al sábado por el buen tiempo

En principio era para el 1 de julio - En O Grove ya empezaron: son solo 15 y algunos a media jornada - Se cubrirá A Lanzada, pero Area da Cruz y Raeiros "cuando se pueda"

Vilagarcía y A Illa adelantan el inicio de los socorristas al sábado por el buen tiempo

Vilagarcía y A Illa adelantan el inicio de los socorristas al sábado por el buen tiempo

La previsión inicial era que los socorristas desembarcasen en las playas arousanas el 1 de julio, pero debido a la previsión de cielos soleados y altas temperaturas para el próximo fin de semana -después de varias semanas de tiempo otoñal-, tanto Vilagarcía como A Illa han decidido adelantar el inicio del servicio al sábado.

En el caso de O Grove, el municipio con la plantilla de vigilantes de mayor envergadura debido a su cantidad de playas y bañistas, ya cuenta con personal en sus arenales desde el sábado. Pero en precario. Y es que finalmente se ha quedado con un reducido equipo de once socorristas, tres sanitarios y un patrón de embarcación, la mitad que el verano pasado. "Y algunos están a media jornada", apunta el jefe del Servizo de Emerxencias de la localidad meca, José Antonio Álvarez Domínguez.

Ante esta situación, no se podrán cubrir de forma permanente las playas habituales, es decir, las que están situadas en mar abierto, y por tanto presentan un mayor riesgo de incidencias, tanto en el agua como en la orilla (debido a las picaduras de faneca). "A Lanzada tendrá siempre dos socorristas en un puesto, dos en otro y tres en el central, que deberían ser cuatro, pero bueno", detalla el responsable de Emerxencias de O Grove. Por tanto la principal playa del municipio y uno de los emblemas turísticos de Galicia contará con siete vigilantes (en horario de 12.30 a 20.00 horas).

La plantilla está formada por quince personas, y teniendo en cuenta los descansos, las cuentas no dan para poder proporcionar la atención deseada. José Antonio Álvarez reconoce que Area da Cruz y Raeiros no podrán tener servicio de socorrismo a diario: "Intentaremos que la lancha priorice estas dos playas, sobre todo los fines de semana, y a ver si podemos completar con el servicio de Emerxencias. La situación este año está bastante fastidiada".

¿Por qué? Confluyen varios factores. Álvarez Domínguez cree que la selección de los socorristas en O Grove se realizó demasiado tarde (fue la semana pasada). "Esto es un trabajo para dos o tres meses y hay gente que teníamos el año pasado que ahora cuenta con un trabajo fijo en otra profesión distinta que le aporta una mayor estabilidad. Además, se hizo todo bastante tarde. Se presentaron pocas personas, no vino nadie de los que iba a mandar el Inem y gente que podía venir para O Grove ya estaba seleccionada en otros municipios cuando se hicieron aquí las pruebas", opina el jefe de Emerxencias.

Sin embargo en Vilagarcía ocurrió justo lo contrario. Por segundo año consecutivo la capital arousana salió airosa en la primera convocatoria, pues en ejercicios anteriores la escasa demanda no cubría las plazas ofertadas y era necesario organizar unas nuevas pruebas. Así, el 30 de mayo se pudieron completar las doce vacantes, con nueve hombres y tres mujeres, la convocatoria con mayor presencia femenina de las celebradas hasta el momento en Vilagarcía, según confirmó el presidente del tribunal, Francisco Javier Guillán Busto, quien está convencido de que el módulo de socorrismo del Obradoiro de Emprego ayuda a cubrir la oferta.

De los 66 aspirantes citados por el Servizo Público de Emprego, se presentaron en el Auditorio para hacer el examen teórico 18, de los cuales aprobaron 15. Uno no tenía la titulación en vigor, por lo que se trasladaron a la playa de A Concha para someterse a los ejercicios prácticos 14 candidatos. Todos superaron con éxito las pruebas, pero al haber doce plazas, dos quedaron en situación de reserva.

Los doce socorristas de Vilagarcía tienen contrato de tres meses, por lo que vigilarán la playa de A Concha-Compostela y las dos de bandera azul (O Campanario en Bamio y O Preguntoiro en Vilaxoán) hasta finales de septiembre. Como la Xunta solo financia las nóminas de ocho trabajadores (y durante dos meses), el Concello sufraga los costes de contratación de los otro cuatro vigilantes, además de una mensualidad de los otros ocho.

En A Illa, el panorama es igual que el verano pasado. El alcalde, Carlos Iglesias, explica que se ha contratado a seis vigilantes durante un periodo de dos meses y medio para velar por la seguridad en las dos playas de bandera azul del municipio: O Bao y Area da Secada.

Compartir el artículo

stats