Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La huelga de médicos pasa casi desapercibida en Vilagarcía al cubrir solo servicios mínimos

En el ambulatorio de San Roque faltan seis profesionales, cuya baja no ha sido repuesta por la gerencia del Área Sanitaria -Esto supone más días de espera para una consulta

El ambulatorio de San Roque, en el término municipal de Vilagarcía de Arousa. // Iñaki Abella

El ambulatorio de San Roque, en el término municipal de Vilagarcía de Arousa. // Iñaki Abella

La huelga de médicos de Atención Primaria celebrada ayer pasó prácticamente desapercibida en el ambulatorio de San Roque, en Vilagarcía de Arousa debido a la deficitaria situación en la que se encuentra este centro de salud en materia de personal.

El delegado sindical de estos profesionales, ayer afectado por los servicios mínimos, puntualizó que hay tres médicos de baja y otros tantos que faltan por otros permisos, pero la gerencia del Área Sanitaria Pontevedra O Salnés no ha cubierto estas plazas; por lo tanto pocos eran los compañeros que ayer podían hacer presión.

En el turno de mañana del centro de salud vilagarciano solo dos médicos pudieron sumarse a la huelga.

La medida de presión y protesta, convocada por la asamblea de profesionales de Atención Primaria y apoyada por las organizaciones sindicales, tiene como objetivo demandar más medios para el desarrollo de las funciones de los médicos, con presupuesto propio para Atención Primaria como existía anteriormente con una gerencia específica, así como más tiempo para atender a los pacientes, lo que significa no masificar las agendas de cada una de las consultas.

En el caso del ambulatorio de San Roque el problema se agrava porque al no cubrirse las bajas de los compañeros, ni tampoco las vacaciones en su mayor parte, los que quedan trabajando deben asumir el cupo de pacientes de los ausentes.

Esta situación se traduce en esperas de hasta una semana para acceder a una consulta médica en este centro de salud, además de contar con agendas masificadas en las que prácticamente no hay tiempo para atender a los usuarios.

Este problema, según reconocen los representantes sindicales, tiene consecuencias en la calidad asistencial que se presta a los pacientes, ya que les dan poco tiempo para atenderlos y, en el caso de dedicar más minutos de los establecidos se crean retrasos en los horarios de las citas que pueden rondar una hora, o a veces más.

Los pacientes que no consiguen una consulta pronto, acaban en las urgencias del PAC, lo que provoca otro problema de masificación en este servicio.

Compartir el artículo

stats